Ir al contenido principal

Soledad.

La soledad era tan aplastante que se asfixiaba. Se sentía aprisionada en ese lujoso ático, –situado en la zona céntrica de la ciudad–, que poco a poco se convirtió en su cárcel particular, cortándole las alas y oprimiendo su libertad.
Aún no habían pasado ni treinta otoños desde que su madre la trajo al mundo, pero era el tiempo suficiente que había necesitado para estudiar, conseguir un buen trabajo e independizarse. Sin embargo, a su corta vida le faltaba algo: la última pieza del rompecabezas.
Se sentó en la silla del comedor, enfrente de la mesa, contemplando la luna en su máximo esplendor por el vano de la puerta abierta que daba al balcón. Frunció el ceño. Por más que se estrujaba los sesos no era capaz de encontrar la pieza que le faltaba a su vida. Tenía todo lo necesario para ser feliz, pero aún así había algo que se lo impedía. Un agujero negro demasiado grande en lo más profundo de su ser.
Se dirigió a la cocina, dispuesta a beber un trago de agua para que se le desatascara el poderoso nudo que estrangulaba su garganta. El líquido descendió con dificultad por el esófago, refrescándole levemente las entrañas, pero sin llegar a aliviarle el dolor. Se apoyó contra la encimera y agachó la cabeza, ocultando su rostro bajo una cortina de pelo negro, intentando disimular una lágrima salada que descendió apresurada por su mejilla hasta colisionar contra el suelo marmóreo. En ese momento, una fina corriente de aire le acarició el rostro, haciendo hondear varios mechones de su cabello. Alzó la cabeza, desconcertada y caminó nuevamente hacia el comedor, donde comprobó que las cortinas blancas que cubrían el vano del balcón se agitaban con suavidad, al son de un viento demasiado sutil como para causar frío.
Entonces lo vio claro.
Se enjugó las lágrimas y salió al exterior, dejando que la luna cubriera su piel con tonos plateados. Agarró la barandilla con las manos y miró al vacío. No había nadie en la calle, puesto que era demasiado tarde y la gente dormía plácidamente en sus camas.
Con cierta torpeza consiguió sentarse en la fina barandilla, dejando sus pies descalzos suspendidos en el aire. Una nueva brisa agitó dulcemente su pelo, refrescando sus pómulos enrojecidos. No se lo pensó dos veces, y antes de que la cobardía se apoderase de ella saltó al vacío, sintiéndose durante unos segundos más libre que nunca, recuperando esas alas que habían permanecido escondidas durante demasiado tiempo.

Comentarios

  1. Oh. dios, es precioso....
    Me ha encantado :)

    Un beso, K.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Kirtashalina.
    Otro beso para ti. :)

    ResponderEliminar
  3. En serio?, no pondré en duda que es un buen relato, pero sinceramente, ¿qué tiene de precioso que alguien sea tan cobarde de no afrontar una realidad y tirarse al vacío?,mucha gente vive sola, y lo que hacen es comprarse un gato, otra forma de evadir su propia realidad...además, esto es un mismo final en distintas historias, que se ha usado tanto, que se aborrece.En mi opinión, un relato bien escrito, que transmite, pero demasiado visto, poco original.

    ResponderEliminar
  4. A pesar de todo, sabes hacer lo más difícil, voy a ver los demás relatos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu crítica, la tendré en cuenta para futuros relatos.
    Con respecto a tu pregunta, hay mucha gente que está deprimida y que no sabe como superarlo y muchas veces "un gato" no te aporta la compañía que realmente necesitas, porque si te faltan amigos o amor, un animal (por muy cariñoso que sea) no va a cubrir ese vacío. Con esto no digo que el suicidio sea la solución (obvio) es simplemente un relato inventado, (como los otros).
    P.D: Yo a las personas que se suicidan no las considero cobardes, simplemente considero necesitan ayuda para salir del pozo y si no "pueden" buscarla por ellas mismas o nadie se ofrece a echarles una mano, es normal que lo hagan, ya que sienten que no les importan a nadie.
    P.D.2: Aún así, acepto tu crítica y la tendré en cuenta para próximos relatos.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado muchísimo tu forma de plasmar las emociones en el relato, me han entrado hasta escalofríos! Sigue así, llegarás lejos! =)

    ResponderEliminar
  7. Un relato impactante, por el argumento.
    Bien expresado, con buen vocabulario y buena ortografía.
    ¿Originalidad? En la forma de llevarlo, en las escenas. No hay dos escritos iguales, no hay dos sentimientos iguales.
    Un placer leerte.
    Por último, me gustaría invitarte a mi pequeño rincón... :)

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias. :) ¡Claro, ya sabes que me encanta tu blog! ñ_ñ

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

Campo de amapolas

—Uno… dos… tres… —tenía el rostro escondido entre sus brazos, contra el tronco del inmenso castaño que se alzaba en mitad del herbazal— cuatro… cinco… seis… —notaba las briznas de hierba colándose entre los dedos de sus pies, frescas a pesar del calor del estío— siete… ocho… nueve… —esbozó una tímida sonrisa, sin despegar los párpados— ¡Y diez! Abrió los ojos y se dio la vuelta rápidamente: frente a ella se extendía un campo interminable de amapolas, sin ningún otro árbol a la vista. Frunció el ceño al no encontrar ninguna flor aplastada que delatase su rastro. Arrugó la nariz e inclinó la cabeza hacia atrás para ver si se había escondido entre las ramas del árbol, pero no tuvo éxito. Inspiró hondo, todavía con la leve sonrisa dibujada en los labios. Sabía que la observaba desde algún lugar de la pradera, aunque no pudiese verle. Se había escondido muy bien, pero eso sólo hacía el juego más estimulante. —Os pienso encontrar, ya lo veréis —prometió entre dientes antes de salir de la somb…

Premio «Best Blog».

Hola, lectores. Hoy os traigo una nueva entrada especial, y es que Mi mundo de papel me ha nominado al «Best Blog». Muchas gracias, por cierto. ♥
Las reglas son las siguientes: Seguir al blog que te nominó y cuando lo sigas dejar un comentario para que te siga de vuelta.Contar once cosas sobre ti.Responder a las preguntas que preparó la persona que te nominó.Hacer once preguntas nuevas para que respondan las personas que nomines.Nominar a once blogs con menos de doscientos seguidores y cuando lo hagas dejar un comentario en sus blogs para avisarles.
Aquí tenéis las once cosas sobre mí: 1. Me encanta leer y también dibujar, aunque con lo que verdaderamente disfruto es con la escritura. 2. Me gustan mucho los animales y adoro a los mamíferos. 3. Antepongo la vida de un perro o de un gato a la de un humano. 4. Soy muy golosa. 5. Soy muy pesimista. La palabra que siempre tengo en la boca es «No».
6. Cuando me deprimo puedo dormir muchas horas seguidas. Mi récord está en diecinueve. 7. Soy muy fiel y…