Ir al contenido principal

Una cena a media noche.

El repiqueteo de sus tacones rompía la tranquilidad de la noche, haciendo que los pocos transeúntes que caminaban por la acera se girasen para contemplarla. Aceleró el paso, consciente de que un grupo de hombres la observaba desde el otro lado de la calle mientras comentaban lo atractiva que era. Uno de ellos cruzó el paso de cebra y empezó a seguirla, al tiempo que sus amigos le animaban a voz en grito. La joven se quitó los zapatos y echó a correr, dispuesta a darle esquinazo.
¡Espera, preciosa, no te vayas! –gritó, persiguiéndola a toda prisa, entre risas y maldiciones.
Se adentró en un callejón sin salida, consiente de que aquel hombre le acabaría alcanzando. Pegó su espalda en la fría pared de ladrillo, cerró los ojos mientras sus labios se curvaban en una delicada sonrisa y esperó. No tardó en escuchar unos pasos atolondrados, combinados con una voz áspera que la llamaba de manera soez. Respiró profundamente, aguardando a que estuviera más cerca. Por fin, el hombre dobló la esquina, encontrándose cara a cara con la bella mujer a la que había estado siguiendo, y que le propinó un puñetazo tan fuerte que lo tumbó en el suelo, dejándolo medio aturdido. Lo cogió por el cuello de la camisa y lo levantó bruscamente, estampándolo contra el muro del edificio. El hombre intentó hablar, pero ella depositó uno de sus elegantes dedos sobre sus labios ensangrentados, silenciándolo con dulzura. Una gota de sangre resbaló impaciente por su barbilla, proveniente de una pequeña brecha en el belfo. Le acarició la barbilla con la lengua, impidiendo que la gota carmesí cayese al suelo y se desperdiciara su sabor óxido. Presionó sus labios contra los del desconocido, aprovechando aquel líquido que emanaba generoso, erizándole la piel de porcelana conforme recorría sus frías venas. El suministro se acabó a los pocos segundos, dejándola claramente insatisfecha, por lo que buscó otra fuente por donde extraer aquel líquido suculento. Le giró la cabeza con fuerza, dejándole el cuello al descubierto. Acercó su pequeña nariz a la piel, inhalando su aroma. Depositó un tímido beso sobre ella, presionando suavemente en la arteria y notando el bombardeo de la sangre circulando por ahí. Extrajo sus colmillos y se los clavó como dos punzones afilados, haciendo que un reguero rojo se introdujera en su boca, mientras varias gotas salpicaban su camisa. El hombre emitió un quejido de dolor, que quedó en el olvido en cuanto le tapó los labios con una mano, mientras que le inmovilizaba el tronco con la otra.
Al cabo de varios minutos, el cuerpo inerte golpeó el suelo, manchándolo con las pocas gotas de sangre que quedaban en él. Contempló por última vez el lívido rostro del hombre, que permanecía con los ojos abiertos, expresando el horror que sus cuerdas vocales no le permitieron. Se limpió los carnosos labios con la muñeca, retirando los restos de color borgoña que podrían delatarla. Escondió sus colmillos retráctiles, se ordenó el pelo dorado y se volvió a poner los zapatos de tacón.
Salió del callejón caminando con altanería, sin importarle que los amigos de su presa los estuvieran buscando, como si nada de todo aquello hubiera pasado.
Se relamió los labios por última vez antes de desaparecer en la oscuridad de la noche.

Comentarios

  1. Simplemente genial. Me encanta.

    Siento no poder decir nada más, pero no hay nada que añadir.
    Un beso, K.

    ResponderEliminar
  2. Me ha entrado un leve temblor por mi columna vertebral ...
    Dios que escalofriante relato.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, pues muchas gracias. :) Me alegra que os haya gustado. ñ_ñ

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho el relato. Voy a ir leyendo los otros a ver qué tal están. Un beso. :)

    ResponderEliminar
  5. Me encanta!! Y el ritmo al que pasan las cosas... genial!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

Campo de amapolas

—Uno… dos… tres… —tenía el rostro escondido entre sus brazos, contra el tronco del inmenso castaño que se alzaba en mitad del herbazal— cuatro… cinco… seis… —notaba las briznas de hierba colándose entre los dedos de sus pies, frescas a pesar del calor del estío— siete… ocho… nueve… —esbozó una tímida sonrisa, sin despegar los párpados— ¡Y diez! Abrió los ojos y se dio la vuelta rápidamente: frente a ella se extendía un campo interminable de amapolas, sin ningún otro árbol a la vista. Frunció el ceño al no encontrar ninguna flor aplastada que delatase su rastro. Arrugó la nariz e inclinó la cabeza hacia atrás para ver si se había escondido entre las ramas del árbol, pero no tuvo éxito. Inspiró hondo, todavía con la leve sonrisa dibujada en los labios. Sabía que la observaba desde algún lugar de la pradera, aunque no pudiese verle. Se había escondido muy bien, pero eso sólo hacía el juego más estimulante. —Os pienso encontrar, ya lo veréis —prometió entre dientes antes de salir de la somb…

Premio «Best Blog».

Hola, lectores. Hoy os traigo una nueva entrada especial, y es que Mi mundo de papel me ha nominado al «Best Blog». Muchas gracias, por cierto. ♥
Las reglas son las siguientes: Seguir al blog que te nominó y cuando lo sigas dejar un comentario para que te siga de vuelta.Contar once cosas sobre ti.Responder a las preguntas que preparó la persona que te nominó.Hacer once preguntas nuevas para que respondan las personas que nomines.Nominar a once blogs con menos de doscientos seguidores y cuando lo hagas dejar un comentario en sus blogs para avisarles.
Aquí tenéis las once cosas sobre mí: 1. Me encanta leer y también dibujar, aunque con lo que verdaderamente disfruto es con la escritura. 2. Me gustan mucho los animales y adoro a los mamíferos. 3. Antepongo la vida de un perro o de un gato a la de un humano. 4. Soy muy golosa. 5. Soy muy pesimista. La palabra que siempre tengo en la boca es «No».
6. Cuando me deprimo puedo dormir muchas horas seguidas. Mi récord está en diecinueve. 7. Soy muy fiel y…