Ir al contenido principal

Lo siento, cariño.

Llegó a casa cansada y bastante tensa después de un día demasiado largo. Cerró la puerta con llave y dejó el bolso encima de la mesa del comedor. Se encontró a su marido durmiendo en el sillón, abrazado a una botella vacía de whisky y con la baba colgando.
Tragó saliva, intentando deshacer el nudo que oprimía su garganta. Había vuelto a ocurrir. Otra vez.
Se despojó de los zapatos de tacón para no hacer ruido y caminó hacia él, con lentitud. Le quitó la botella de entre las manos y la dejó sobre la mesa.
Cuando se giró ya era demasiado tarde: la pesadilla volvía a repetirse.
¿De dónde vienes a estas horas? –preguntó él, limpiándose con la manga de la camisa la baba que descendía por su barbilla.
Del trabajo –le tembló la voz.
Su marido se levantó del sillón y se acercó cuidadosamente a ella, tambaleándose de un lado a otro, aún bajo los efectos del alcohol.
Eres una mentirosa.
Abrió la boca para protestar, pero un puñetazo en la mandíbula le silenció, haciendo que cayera de bruces al suelo. Se levantó con torpeza, y se pasó la lengua por los labios. El sabor óxido de la sangre invadió sus papilas gustativas.
Es verdad –murmuró, con los ojos anegados en lágrimas–. vengo del trabajo.
El hombre se llevó las manos a la cabeza, mientras veía cómo su mujer retrocedía disimuladamente, intentando huir.
¡¡Deja de mentirme!! –gritó a pleno pulmón.
Cogió la botella de cristal por el cuello, y se dirigió nuevamente hacia su esposa, que se había quedado paralizada en un rincón.
Cálmate, por favor –suplicó, al verle fuera de sí–. Por favor...
Apretó los párpados con fuerza, provocando que sus ojos se desbordaran como verdaderos torrentes. No quería ver lo que venía a continuación; ya tendría bastante con sufrirlo.
Su marido alzó la botella y la descargó con rabia hacia quien un día fue el amor de su vida, abriéndole una brecha en la cabeza. Cayó desplomada al suelo, mientras que la sangre empezaba a teñirle el pelo de color carmesí. Se encogió sobre sí misma, adoptando una postura fetal mientras notaba como se le escapaba el último aliento. Antes de morir cerró los ojos para no llevarse consigo ninguna imagen de su deprimente y angustiosa vida.
En cambio él se sentó nuevamente en el sillón, observando la escena, hierático. Decenas de diminutos cristales cubrían las baldosas del suelo, alrededor de un cuerpo inerte que goteaba sangre por una herida demasiado profunda.
Lo siento, cariño –se disculpó en un susurro, sin sentirlo realmente.

Comentarios

  1. Está bien el relato poniendo de manifiesto la violencia de género hacia la mujer, el tópico del hombre borracho (por algo será que ahoga sus penas en la bebida, a lo mejor una mujer que no tiene tiempo para él) y el miedo e impotencia de la mujer. Pero estaría bien leer un día un relato sobre la violencia de género hacia el hombre. Porque mujeres muy putas hay a montones. Esto es más como una opinión personal.

    =)

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho. Me he metido en la piel de la protagonista, es estremecedor...
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  3. Doloroso...
    Tópico pero realista!

    ResponderEliminar
  4. Creo que esto ya lo había leido XD Lo mismo de siempre, lo siento mucho pero voy a plantear la misma pregunta de siempre Si el tío es tan hijode.. y la pega y ella sabe que va a volver a pasar; ¿Por qué no le deja y le denuncia o le mata? Total son 10 años de carcel, 3 si te portas bien. Cómo dice mi padre, o él o tú.
    Esta muy bien escrito, eso sí ^^

    ResponderEliminar
  5. Inquietante, pero por desgracia, muy cierto. Éste relato me recuerda las noticias que veo miles y miles de veces, y que por desgracia se siguen repitiendo. Es un relato muy bonito y que sabe llegar a la gente, pero opino lo mismo que Esthervampire. Para que esto no se repitiese, tendrían que denunciar y no seguir ese macabro juego masoquista.
    Un beso (L)

    ResponderEliminar
  6. Esther, lo habías leído porque el relato lo puse en el tuenti hace tiempo. x)
    Muchas gracias por los comentarios, tenéis toda la razón. ^^

    ResponderEliminar
  7. Estupendo relato. Estoy con Esther, es ella o él. Una puñalada a tiempo hace mucho bien. Y si le tiene tanto miedo puede escaparse de su casa y pedir ayuda. Aun no puedo explicarme por qué tantas y tantas mujeres soportan hasta la muerte a un tío así.

    ResponderEliminar
  8. Es el primer escrito que leo de este blog, y sinceramente es impresionante, casi podia sentir los cristales sobre mi cabeza. Me encanta como escribes y criticas la realidad.
    Sigue asi ^^

    ResponderEliminar
  9. Dios... me resulta tan... sobrecogedor. Lo explicas de una forma muy... exacta. Casi fui capaz de sentir la angustia que sintió la mujer. Aunque si algo me quedo claro es que ese hombre era un cerdo machista. Lo triste es que eso pasé de verdad en estos días. Ojala llegara el día en el que esto fuese solo algo aislado e imposible. Adoro el relato, y seguiré leyendo más. Besos. ♥

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

Campo de amapolas

—Uno… dos… tres… —tenía el rostro escondido entre sus brazos, contra el tronco del inmenso castaño que se alzaba en mitad del herbazal— cuatro… cinco… seis… —notaba las briznas de hierba colándose entre los dedos de sus pies, frescas a pesar del calor del estío— siete… ocho… nueve… —esbozó una tímida sonrisa, sin despegar los párpados— ¡Y diez! Abrió los ojos y se dio la vuelta rápidamente: frente a ella se extendía un campo interminable de amapolas, sin ningún otro árbol a la vista. Frunció el ceño al no encontrar ninguna flor aplastada que delatase su rastro. Arrugó la nariz e inclinó la cabeza hacia atrás para ver si se había escondido entre las ramas del árbol, pero no tuvo éxito. Inspiró hondo, todavía con la leve sonrisa dibujada en los labios. Sabía que la observaba desde algún lugar de la pradera, aunque no pudiese verle. Se había escondido muy bien, pero eso sólo hacía el juego más estimulante. —Os pienso encontrar, ya lo veréis —prometió entre dientes antes de salir de la somb…

Premio «Best Blog».

Hola, lectores. Hoy os traigo una nueva entrada especial, y es que Mi mundo de papel me ha nominado al «Best Blog». Muchas gracias, por cierto. ♥
Las reglas son las siguientes: Seguir al blog que te nominó y cuando lo sigas dejar un comentario para que te siga de vuelta.Contar once cosas sobre ti.Responder a las preguntas que preparó la persona que te nominó.Hacer once preguntas nuevas para que respondan las personas que nomines.Nominar a once blogs con menos de doscientos seguidores y cuando lo hagas dejar un comentario en sus blogs para avisarles.
Aquí tenéis las once cosas sobre mí: 1. Me encanta leer y también dibujar, aunque con lo que verdaderamente disfruto es con la escritura. 2. Me gustan mucho los animales y adoro a los mamíferos. 3. Antepongo la vida de un perro o de un gato a la de un humano. 4. Soy muy golosa. 5. Soy muy pesimista. La palabra que siempre tengo en la boca es «No».
6. Cuando me deprimo puedo dormir muchas horas seguidas. Mi récord está en diecinueve. 7. Soy muy fiel y…