Ir al contenido principal

Dáselo cuando despierte.

Subí al vagón de un salto, justo antes de que se pusiera en marcha, arrastrando tras de mí una pesada maleta marrón. Caminé por el estrecho pasillo con rapidez, buscando un asiento libre donde poder sentarme a descansar. Finalmente encontré un sitio al fondo, donde había una mujer con la cabeza apoyada contra el cristal, durmiendo tranquilamente. Un niño de unos diez años le hacía compañía en silencio, mientras leía con atención un diario de tapa dura. Me senté justo enfrente de la joven, que seguía con los párpados caídos. El muchacho alzó la vista del libro para clavarla en mí, escrutándome con sus ojos claros durante unos segundos antes de volver a su estimulante lectura. Recosté la cabeza en el incómodo respaldo y miré por la ventana; los campos verdes se alejaban con lentitud conforme el trasto mecánico avanzaba parsimoniosamente. Contemplé durante casi una hora el alegre paisaje bañado por los rayos del sol veraniego, hasta que finalmente decidí hacer algo más provechoso: abrí la cremallera de mi maleta y saqué un bloc de dibujo, junto con un pequeño estuche con varios tipos de lápices y una goma de borrar. Me crucé de piernas y apoyé el bloc en la rodilla izquierda, abriéndolo y pasando varias hojas con dibujos hasta encontrar una en blanco. Observé a la chica que tenía delante; seguía en la misma posición debido a un profundo sueño. Sonreí levemente y empecé a retratarla. El niño alzó varias veces la vista del diario, azotado por la curiosidad. Le ignoré, centrándome en hacer un retrato que se ajustase lo máximo posible a la realidad. Borré varias líneas para hacerle el rostro más ovalado, mejoré la nariz y tracé unos finos labios relajados, los ojos con una línea apenas perceptible, adornados con unas frondosas pestañas en forma de abanico, el pelo recogido en una trenza ladeada, mientras que varios mechones rebeldes descendían por su frente como lianas. Pinté las sombras con un lápiz más blando, dejando claros en las zonas de luz y sacando brillos con la goma. El muchacho se levantó y se sentó junto a mí, con el libro abierto sobre sus piernas mientras miraba curioso mi trabajo casi terminado. Observé de reojo la letra redondeada y elegante del diario, perteneciente a una mujer, mientras mi sonrisa se hizo más amplia.
¿No sabes que está mal leer los diarios ajenos? –pregunté, añadiendo los últimos detalles al dibujo.
El niño frunció el ceño, provocando que sus cejas rubias se juntasen en una sola.
¿Y tú no sabes que está mal mirar fijamente a una chica durante tanto tiempo?
No pude evitar reírme, pensando en lo dañina que podía llegar a ser la ignorancia.
Terminé el dibujo en cuanto puse mi firma en una esquina del papel, así que decidí arrancarlo del bloc y entregárselo al muchacho.
Dáselo cuando despierte –le ordené, todavía con la sonrisa en los labios.
Guardé el material en la maleta y me levanté del asiento, caminando hacia la salida para esperar a que la locomotora se detuviese en la nueva ciudad. Una vez en la estación, caminé sin rumbo fijo, cuestionándome si el niño le entregaría el dibujo a la joven que le acompañaba, o si por el contrario decidiría romperlo. Ninguna de las dos opciones me importó. Me giré para ver cómo la gente terminaba de salir de los vagones y cómo el trasto silbaba y echaba humo por la chimenea. La locomotora se puso nuevamente en marcha, alejándose de la estación con su característica lentitud hasta su próximo destino.

Comentarios

  1. ¡Magnífico! Espero que el niño decidiera dárselo a la joven :)
    Siempre he envidiado la habilidad de algunas personas a la hora de retratar a alguien... :S

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias, Hayley! ;)
    Yo estoy en 2º de Bachiller Artístico y te aseguro que es dificilísimo, pero bueno, todo se consigue a base de practicar, practicar y practicar. XD

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Cómo se nota que eres una artista!!! Me encanta cómo describes y redactas los relatos. Y también, que no escribes sólo sobre una temática concreta, sino que vas variando. ¡¡Estupendo trabajo!!

    ResponderEliminar
  4. Jo, Athenea, muchísimas gracias. :')
    Para nada me considero una artista, pero espero conseguirlo algún día. :) Me alegra mucho que pienses eso de mí.
    Desde luego las dos conseguís subirme la autoestima bastante.
    Muchas gracias, chicas. (L)

    ResponderEliminar
  5. ¡Me gusta! ¡Las descripciones son buenisimas! Y me encanta el final, que no sepa si se lo dara o no, ¿que pensara ella cuando despierte y el niño se lo de?, y ¿que habra descubierto el niño leyendo el diario? O, simplemente, ¿que relacion hay entre el niño y la joven?
    Muy buen relato :)

    ResponderEliminar
  6. Uh O.O Genial, estupendo! (:
    Me gustaría llegar a dibujar y retratar así algún día ^^ Aunque será difícil... xD

    Un beso, espero el siguiente relato!

    ResponderEliminar
  7. Los trazos del relato y del dibujo se mimetizan!!
    :D
    Soy Kate

    ResponderEliminar
  8. Este tipo de historias que dan tanto que pensar em gustan mucho :)
    No importa si se lo da o no, lo importante es que he podido disfrutar de una buena lectura xD.
    Te sigo, por cierto! Y puedes pasarte por mis blogs cuando quieras:
    http://palabrasformandohistorias.blogspot.com
    http://escueladecombatenovela.blogspot.com
    Besoss!

    ResponderEliminar
  9. Hubiera estado bien saber si el niño le entrega o no el dibujo a la muchacha ... espero que haya otro relato en el que se encuentren casualmente y saber si se lo dió o no.

    Me ha gustado mucho =)

    Las descripciones han estado bien, sobre todo la parte en la que escribes como el chico dibuja lineas, sombrea y le pone brillo con la goma.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! :)
    Si no he especificado si se lo entrega o no es porque lo dejo en un final abierto para que el lector se imagine lo que quiera y saque sus propias conclusiones. :D

    ResponderEliminar
  11. ME ha encantado y acabo de leer que estas en 2º de bach. artístico... ¡Yo igual! y estoy muertita de miedo... XD
    Me gusta como escribes. MUcho animo y un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  12. Como de costumbre, genial!! Me gusta pensar que el niño llegó a darselo y que ella se emocionó al ver el retrato. Muy bueno, sí señor.
    Besos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

Campo de amapolas

—Uno… dos… tres… —tenía el rostro escondido entre sus brazos, contra el tronco del inmenso castaño que se alzaba en mitad del herbazal— cuatro… cinco… seis… —notaba las briznas de hierba colándose entre los dedos de sus pies, frescas a pesar del calor del estío— siete… ocho… nueve… —esbozó una tímida sonrisa, sin despegar los párpados— ¡Y diez! Abrió los ojos y se dio la vuelta rápidamente: frente a ella se extendía un campo interminable de amapolas, sin ningún otro árbol a la vista. Frunció el ceño al no encontrar ninguna flor aplastada que delatase su rastro. Arrugó la nariz e inclinó la cabeza hacia atrás para ver si se había escondido entre las ramas del árbol, pero no tuvo éxito. Inspiró hondo, todavía con la leve sonrisa dibujada en los labios. Sabía que la observaba desde algún lugar de la pradera, aunque no pudiese verle. Se había escondido muy bien, pero eso sólo hacía el juego más estimulante. —Os pienso encontrar, ya lo veréis —prometió entre dientes antes de salir de la somb…

Premio «Best Blog».

Hola, lectores. Hoy os traigo una nueva entrada especial, y es que Mi mundo de papel me ha nominado al «Best Blog». Muchas gracias, por cierto. ♥
Las reglas son las siguientes: Seguir al blog que te nominó y cuando lo sigas dejar un comentario para que te siga de vuelta.Contar once cosas sobre ti.Responder a las preguntas que preparó la persona que te nominó.Hacer once preguntas nuevas para que respondan las personas que nomines.Nominar a once blogs con menos de doscientos seguidores y cuando lo hagas dejar un comentario en sus blogs para avisarles.
Aquí tenéis las once cosas sobre mí: 1. Me encanta leer y también dibujar, aunque con lo que verdaderamente disfruto es con la escritura. 2. Me gustan mucho los animales y adoro a los mamíferos. 3. Antepongo la vida de un perro o de un gato a la de un humano. 4. Soy muy golosa. 5. Soy muy pesimista. La palabra que siempre tengo en la boca es «No».
6. Cuando me deprimo puedo dormir muchas horas seguidas. Mi récord está en diecinueve. 7. Soy muy fiel y…