Ir al contenido principal

Good bye, Prince Charming.

Salimos del restaurante después de cenar, cogidos de la mano y con una sonrisa dibujada en la boca, completamente satisfechos. Me cedió amablemente su cazadora debido al frío, colocándola sobre mis hombros con dulzura.
–Te acompaño a casa –susurró en mi oído, regalándome una de sus hermosas miradas.
Un rayo desgarró el cielo nocturno mientras las nubes liberaban chorros de agua en cuestión de segundos, empapándonos por completo casi al instante.
–Ven –apreté su mano y tiré de él hacia el centro de la calle, situándonos en mitad del asfalto ya que a esas horas apenas pasaban coches–. Quiero un beso bajo la lluvia.
Rodeó mi cintura de manera protectora al tiempo que enredaba mis brazos entorno a su cuello. Me puse de puntillas y acaricié sus labios con los míos, haciendo memorable el momento y disfrutando de cada detalle mientras miles de gotas polvorientas nos calaban la ropa y se incrustaban en los poros de nuestra piel. Nos separamos para poder respirar, él sonriente y yo con un ligero rubor en las mejillas. En ese momento mi príncipe desapareció. Fue como un chasquido de dedos, un parpadeo o el flash de una cámara antigua; muy veloz. Se había esfumado delante de mis narices, por arte de magia. Miré a mi alrededor, buscándole, preocupada. No entendía nada. Volví a la acera donde se encontraba el restaurante pensando que tal vez había regresado dentro, pero antes de abrir la puerta escuché el rugido del motor de un coche y me giré para ver si era él, pero descubrí que no era su vehículo. Entrecerré los ojos. Había algo pequeño y de color verdoso en medio de la calzada. ¿Una rana? ¿Un sapo? Parpadeé varias veces, incrédula. El anfibio croó una vez a modo de respuesta. Seguía sin comprender qué había pasado. En ese instante tuve un mal presentimiento, até cabos y se me encogió el corazón. Empecé a cruzar de nuevo la calle, pero antes de que pudiera hacer nada un neumático enorme lo chafó, reventándolo y esparciendo sus pequeñas vísceras por la calzada, arrastrando tras de sí un reguero de sangre. Me entraron ganas de vomitar.
Adiós al príncipe azul.

Comentarios

  1. Qué bonito y traumático *-*
    Yo también quiero un beso la lluvia! Pero me gustaría que no acabe de esa forma...

    Te ha quedado muy bien ^^

    Un beso! :)

    ResponderEliminar
  2. Pobre sapo!!! yo me lo hubiera metido al bolsillo y para casa. Que está lloviendo y nos vamos a resfriar XDD
    Menudo hasco para los dos... sobre todo para él. Muhajajaja Nadie se esperaba que acabara así la cosa eh!! Muy bueno, me ha encantado ^^

    ResponderEliminar
  3. Gracias, chicas. :)
    Ya era hora de que subiera un relato, espero haber alcanzado vuestras espectativas. :D

    ResponderEliminar
  4. Ha sido muy chulo. Al principio, parece un relato romántico, idealista, mágico... Y luego esa magia se hace real cuando el tío se convierte en sapo y se acaba lo bueno. Jajaja, ha sido una parodia muy buena sobre el cuento clásico del príncipe-sapo. Ha sido diferente y divertido, ¡me ha encantado!

    ResponderEliminar
  5. Quizás no fuese un príncipe azul, sino uno verde jaja :)
    Un relato muy original!

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Jajajajajaja! ¡Qué bueno LEÑE!
    Al principio era tan bonito que yo pensaba:
    Mira, Edurne se ha pasado a escribir relatos románticos y... ¡ZAS! destripa a un príncipe rana :P ¡JOJOJOJO!
    Ha sido muy bueno la verdad :D

    ResponderEliminar
  8. Me estoy aficionando a este tipo de relatos de final inesperado (:
    Y creo conocer a algunos que croan y no se convierten en príncipes xD
    Me has sorprendido ^^

    ResponderEliminar
  9. Hola e_é
    Acabo de encontrar tu blog curioseando por ahí jiji :)
    Si te gustan las novelas de adolescentes, de drama, en las que se relata la vida con una mirada diferente no deberías perderte mi novela, la publicaré en este blog http://shinethanthesun.blogspot.com/ ; ya he puesto la introducción si te gusta ponme en un comentario tu opinión y sígueme, si decides pasarla te estaré eternamente agradecida, espero que la disfrutes :)
    Un besiito, PD: Sigo tu blog ^-^

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

Campo de amapolas

—Uno… dos… tres… —tenía el rostro escondido entre sus brazos, contra el tronco del inmenso castaño que se alzaba en mitad del herbazal— cuatro… cinco… seis… —notaba las briznas de hierba colándose entre los dedos de sus pies, frescas a pesar del calor del estío— siete… ocho… nueve… —esbozó una tímida sonrisa, sin despegar los párpados— ¡Y diez! Abrió los ojos y se dio la vuelta rápidamente: frente a ella se extendía un campo interminable de amapolas, sin ningún otro árbol a la vista. Frunció el ceño al no encontrar ninguna flor aplastada que delatase su rastro. Arrugó la nariz e inclinó la cabeza hacia atrás para ver si se había escondido entre las ramas del árbol, pero no tuvo éxito. Inspiró hondo, todavía con la leve sonrisa dibujada en los labios. Sabía que la observaba desde algún lugar de la pradera, aunque no pudiese verle. Se había escondido muy bien, pero eso sólo hacía el juego más estimulante. —Os pienso encontrar, ya lo veréis —prometió entre dientes antes de salir de la somb…

Premio «Best Blog».

Hola, lectores. Hoy os traigo una nueva entrada especial, y es que Mi mundo de papel me ha nominado al «Best Blog». Muchas gracias, por cierto. ♥
Las reglas son las siguientes: Seguir al blog que te nominó y cuando lo sigas dejar un comentario para que te siga de vuelta.Contar once cosas sobre ti.Responder a las preguntas que preparó la persona que te nominó.Hacer once preguntas nuevas para que respondan las personas que nomines.Nominar a once blogs con menos de doscientos seguidores y cuando lo hagas dejar un comentario en sus blogs para avisarles.
Aquí tenéis las once cosas sobre mí: 1. Me encanta leer y también dibujar, aunque con lo que verdaderamente disfruto es con la escritura. 2. Me gustan mucho los animales y adoro a los mamíferos. 3. Antepongo la vida de un perro o de un gato a la de un humano. 4. Soy muy golosa. 5. Soy muy pesimista. La palabra que siempre tengo en la boca es «No».
6. Cuando me deprimo puedo dormir muchas horas seguidas. Mi récord está en diecinueve. 7. Soy muy fiel y…