Ir al contenido principal

La belleza atrapada en un tarro de cristal.

Una oscuridad espesa asfixiaba la habitación, aplastándola y sometiéndola a un mundo de tinieblas constante. Algo brilló, sin embargo, entre toda aquella penumbra. Un destello dorado traspasó la tela opaca que cubría el tarro de cristal, haciendo un esfuerzo por abrirse paso entre las sombras y proporcionar cierta calidez al entorno hostil en el que se hallaba. El centelleo se repitió un par de veces más, sin ser consciente de que un par de ojos vidriosos observaban maravillados los chispazos de luz que bombardeaban la habitación en una débil danza rítmica.
Algo se deslizó entre las sombras, aproximándose al recipiente luminoso que estaba llamando tanto la atención. Una mano peluda, –más propia de un gato que de un humano–, retiró el trapo que cubría el tarro de cristal, dejando al descubierto la figura resplandeciente de un ser menudo atrapado en su interior.
¿Una luciérnaga? No.
El híbrido ladeó la cabeza, observando a aquella criatura con verdadera fascinación. Le había costado mucho atraparla, pero el esfuerzo había merecido la pena.
Se trataba de un hada.
Las curvas sugerentes que se deducían bajo el fino vestido –hecho con algún tipo de planta–, dejaban entrever que se trataba de una criatura femenina. Sí, así era. El pelo aceitunado le caía con soltura más allá de los hombros, formando densos torrentes de tirabuzones que enmarcaban unos rasgos faciales delicados. Unos ojos negros, –compuestos únicamente por la pupila–, resaltaban frente a la nariz pequeña y los labios carnosos, apretados en una mueca de horror.
Rodeó rápidamente la cárcel de vidrio para poder contemplar aquella diminuta estrella desde otro punto de vista.
Unas alas translúcidas, –de apariencia terriblemente frágil–, la suspendían momentáneamente en el aire, desprendiendo diversas motas de color dorado que juntas formaban un aura refulgente a su alrededor.
El hada pegó su espalda contra el cristal, acariciando el suelo con los pies mientras aplastaba sus delicadas alas tras ella, asustada. Sus ojillos nerviosos recorrían continuamente el enorme rostro gatuno que la contemplaba descaradamente desde el otro lado de vidrio.
¿Por qué la había encerrado en aquel recipiente?
Tragó saliva y alzó la vista, buscando en el techo una vía de escape. No obstante, el tarro estaba fuertemente sellado. Frunció el ceño, notando como el miedo se convertía en rabia. Se abalanzó rápidamente contra la pared de vidrio que tenía enfrente, intentando traspasarlo para apresar la nariz triangular que la olfateaba desde el otro lado entre sus diminutos dientes. Sin embargo, el cristal era demasiado grueso, lo que provocó que su cuerpo rebotara debido al impacto, desplomándose en el suelo como una muñeca de tela.
Se sintió magullada y debilitada. Su constitución frágil no le permitía realizar demasiados esfuerzos físicos, lo cual era un claro inconveniente en situaciones como esa. Ni siquiera intentó levantarse, simplemente adoptó una posición fetal para mantener el poco calor corporal que le quedaba.
El híbrido recogió el recipiente de la superficie de la mesa para colocarse debajo de ésta con una rapidez propia de un felino, agitando su larga cola pardusca tras él.
La oscuridad aumentó momentáneamente, pero los destellos que producía el hada se hicieron más intensos, dotando a la estancia de hermosos matices dorados. Inclinó la cabeza hacia un lado mientras apretaba el tarro contra su pecho, cubierto con un pelaje lacio y suave.
No tardaría mucho en asfixiarse.
El recipiente era pequeño y el oxígeno que albergaba dentro se consumía rápidamente en los pulmones del ser feérico, debilitándola poco a poco. Incluso los pequeños haces de luz que desprendían sus alas chisporroteaban cada vez con menos fuerza, dejando constancia de que el último aliento estaba a punto de abandonarla.
Pero no podía liberarla. Le había costado un soberano esfuerzo atrapar la belleza, y prefería verla morir lentamente antes que dejar que se esfumara entre sus dedos.
Alzó el tarro hasta colocarlo a la altura de sus ojos ambarinos, todavía escondido debajo de la mesa. El hada le lanzó una última mirada suplicante antes de resignarse a morir asfixiada.
El destello luminoso se apagó repentinamente, sumiendo en la habitación en la más oscura de las tinieblas.

Comentarios

  1. Increíble... me ha transmitido un montón de cosas y casi lo he visto delante de mi mientras leía, escribes de forma increíble y me encanta. La escena con el hada es hermosa pero el final muy triste.. felicidades por esta entrada =)

    http://leyendasveladas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho. Es un relato original y de una temática muy interesante. Me ha gustado mucho tu forma de escribir, ya te lo digo siempre, en realidad. xD
    La imagen que das (la habitación en penumbra, el felino anhelando la belleza que no tiene) es muy definida y, al describir la luz dorada del hada, he sentido como si estuviese allí.
    La descripción del hada me ha recordado mucho a Gerde, un personaje feérico de "Memorias de Idhún". Pobrecilla, por cierto.
    Total, que en conclusión me ha gustado bastante y lo has escrito de una manera especial para meterse en la piel del hada.
    Un beso. (=
    PD: Tienes un fallo ortográfico aquí: "Sin embargo, el cristal era demasiado grueso, lo que provocó que su cuerpo revotara..."; "rebotar" es con "b". :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por darme vuestra opinión. :)

      Me alegra que te haya gustado, Laura. ¡Y muchas gracias por decirme el fallo, se me había pasado! D:

      Eliminar
  3. Bonsoir, ma belle! Lo primero es que siento el retraso. Después, que es refrescante leer algo tuyo que no esté relacionado con "Sun Burdock". También cabe destacar lo novedoso de la temática, que, en mi opinión, se descubre al final del relato, cuando se hace evidente que el híbrido gatuno lo que anhela es la belleza, no la vida del hada. Podría considerarse una metáfora con la sociedad actual, donde todos buscamos la belleza exterior, especialmente si nosotros no la poseemos, y no nos importa arriesgar nuestra propia salud (nuestra vida) para conseguirla.

    No obstante, debo reconocer que el relato no me ha calado hondo. Lo que quiero decir es que he leído otros relatos tuyos que, quizá por la temática o tal vez por la forma en que estaban escritos, que me han llegado al alma, me han hecho conectar con los personajes y meterme dentro de la historia y, éste en particular no lo ha conseguido.

    By the way, no es que sea un error ortográfico ni nada por parecido, pero en la quinta línea del primer párrafo has puesto dos veces la expresión "un par" en la misma frase, y estilísticamente queda un poco mal. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Holaaaaa!!! ¡Cuánto tiempo! Se me ha hecho largo no leer nada tuyo u.u Ahora al lio, me ha gustado, tanto la forma de describir el ambiente oscuro, triste, sombrío, sin luz, aparentemente sin vida. Me ha gustado. Coincido en lo de la descripción del hada con Gerde de memorias de Idhún, quçe pena que a ella no la encerraran en un tarro hasta que se axfisiara XDD En fin, a lo que voy que me desvío, creo que como ha dicho Athenea puede representar un reflejo de nuestra sociedad. Yo añoro la belleza y haré cualquier cosa para tenerla, incluso lopeor (matar en este caso), y más cuando ha costado muchoconseguirla. Me ha hecho recordar otro de tus relatos relacionado con la belleza (el de la joven que visita a la bruja porque quiere ser hermosa). A mi me ha guatso, en especial la descripción de la atmosfera que rodea al relato, tan lúgubre, tan peligrosa...

    Un besote enorme y un gustazo leerte de nuevo!!! =D

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por los comentarios, chicas.

    P.D: Athenea, en cuanto pueda rectifico lo que me has dicho. Tienes razón.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Echaba de menos tus relatos!

    Bueno, lo primero es que no sé por qué no te imaginaba escribiendo algo así, como me he acostumbrado a leer cosas tuyas sin que tengan que ver con la fantasía... de algún modo te había "encasillado", por así decirlo, y ahora esto me ha chocado bastante, la verdad x)
    A mí las hadas me encantan, son preciosas :3 Y el híbrido, me habría gustado que le hubieras descrito un poco más, pero bueno, así le envuelve un halo de misterio (:
    En fin, me ha gustado mucho, he sido capaz de ver imágenes leyendo, en serio. Genial.

    Un beso enorme (:

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a unos profesores muy poco profesionales, (suceso real).

Hola, lectores. Hoy no os traigo ningún relato (lo siento), sino una carta que tuve que escribirles hace unos días a los cinco miembros del tribunal que me evaluaron el proyecto final de mi Ciclo Formativo el día 31 de mayo del 2017. He decidido hacerlo público a modo de denuncia por el trato tan humillante que recibí por parte de dos docentes de dicho tribunal, pues me enviaron correos del todo inapropiados que adjuntaré en esta entrada. He de aclarar que les he cambiado los nombres para preservar sus identidades, por lo que todo son seudónimos. Espero que esta carta sirva para concienciar tanto a alumnos como a profesores (si es que hay algún docente que me lee). En fin, aquí la tenéis:

A la atención de los miembros del tribunal: Siento haber tardado tanto en daros una explicación formal del comportamiento que tuve el día 31 al conocer mi nota, pero creo que lo mejor era dejar pasar un tiempo dada la situación que mis malos modales crearon. Mi respuesta va a ser muy larga, aun así me gu…

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

El caos de las emociones.

Una gota de sangre emerge de mi piel cuando presiono el bisturí contra mi muslo derecho, sin apenas hacer uso de la fuerza. La gota brilla como un rubí. El corte escuece, pero no me importa. Aprieto un poco más y la cuchilla se hunde en mi carne unos milímetros. Trago saliva, inspiro hondo y arrastro el bisturí de golpe, en un rápido movimiento que me produce un corte largo, limpio. La gota de sangre se convierte en una línea carmesí, de un color mucho más vivo que mi tez cerúlea. El contraste casi parece hermoso. Exhalo el aire de los pulmones. Mi corazón late al ritmo de un tambor de guerra y, sin embargo, reina la paz. La única guerra que se produce es la de mi raciocinio contra mis emociones. El «no lo hagas» frente al descontrol que crea la necesidad. Repito el proceso una y otra vez, de forma automática. Aprieto los dientes cuando veo mi muslo convertido en las cuerdas tensas de un arpa. La sangre forma una cadena de rubíes sobre los trazos, la piel de alrededor está irritada. Mi …