Ir al contenido principal

No está mal.

El suelo de madera crujió tras ella, sobresaltándola de pronto mientras su corazón sufría un pequeño paro cardíaco. Dejó las cuchillas rápidamente sobre el aparador y se dio la vuelta en apenas una fracción de segundo, apretando la muñeca de plástico contra su pecho.
La luz se filtraba torpemente a través de una ventana ennegrecida colocada sobre el techo a dos aguas, produciendo una iluminación tenue y amarillenta. La buhardilla apenas tenía muebles, ni decoración alguna. Únicamente destacaban en ella un sillón de cuero y el aparador que había detrás de ella, repleto de distintos utensilios propios de un barbero.
–¿Qué haces aquí? –su voz sonó áspera e impersonal.
La observó durante unos instantes, analizando la situación. Había visto como soltaba sus cuchillas cuando la había descubierto y ahora permanecía con la mirada clavada en sus pies descalzos.
–¿Te has cortado? –la preocupación se apoderó su rostro, sacándolo del hieratismo que le caracterizaba.
Avanzó hacia ella y le separó las manos del cuerpo en busca de arañazos ensangrentados, haciendo que la muñeca cayese al suelo con un ruido sordo. Sin embargo, la piel de sus antebrazos seguía suave y tersa. Intacta. Con una palidez casi fantasmagórica.
El hombre le soltó las manos gruñendo por lo bajo, con el ceño fruncido y los ojos oscuros. Dirigió su mirada por el suelo y descubrió pequeños mechones de pelo negro esparcidos desordenadamente por la madera carcomida.
Soltó un suspiro mientras recogía la muñeca y descubría diversos trasquilones que le afeaban el rostro. Observó a la chica detenidamente, sin apartar la mirada de ella. Tragó saliva cuando le regaló una sonrisa cargada de inocencia.
Solo había estado jugando con esa estúpida muñeca.
Se pasó la mano por la frondosa barba, procurando ralentizar los latidos de su corazón. Cerró los ojos y, cuando volvió a abrirlos, recobró la frialdad meticulosa que tanto le caracterizaba.
–Aféitame.
La joven frunció el ceño, confundida. Pasados unos segundos, negó con la cabeza. El hombre apretó la mandíbula, visiblemente tenso.
–¿Cuántas veces te he dicho que no toques mis utensilios de trabajo? –a pesar de que su voz era serena, su expresión facial denotaba enfado contenido–. Mis cuchillas de afeitar no son para cortarle el pelo a tus muñecas.
La chica le sostuvo la mirada, a pesar de que su marcado carácter empezaba a hacer acto de presencia.
–Aféitame –insistió–. Practica conmigo y no con algo inanimado.
Caminó hasta el sillón de cuero y se sentó, haciendo tamborilear los dedos en el reposabrazos, expectante.
–No tengo todo el día –la autoridad que desprendía su voz no daba opción a réplica alguna.
La joven desvió la mirada hacia los utensilios del aparador, escogiendo entre ellos una brocha, el jabón, un cuenco de madera lleno de agua y las cuchillas de afeitar, para después depositarlo todo en la mesita que había al lado del sillón.
El hombre la observó detenidamente mientras introducía el jabón bajo el agua y lo frotaba con la brocha hasta conseguir una espuma espesa y uniforme. La chica se sentó en su regazo mientras él se removía, un tanto inquieto.
–No quiero que te sientes encima de ningún cliente, ¿me oyes?
Pero ella esparcía la espuma por su mandíbula con brochazos circulares, fingiendo indiferencia ante sus palabras. Se alejó un poco para contemplar su rostro: la frondosa barba había quedado sepultaba bajo un manto blanco de jabón. El contraste que se producía con su pelo negro le hizo sonreír y entrecerrar los ojos.
Alcanzó una de las cuchillas, que desprendió un pequeño destello brillante, y se la acercó a la cara.
–Espera –el hombre le sujetó la mano por la muñeca y la guió por su rostro cuidadosamente, ajustando la presión necesaria para afeitar correctamente–. Procura no cortarme.
La chica se dejó guiar, abandonando su mano a merced de su mentor, que afeitaba su propia cara utilizando una mano que no era la suya. La chica retiró los restos de espuma de la mitad del rostro afeitado, dejando al descubierto una piel tersa y blanquecina.
–Haz tú la otra mitad –ordenó, dejándola sola esta vez.
Ella dudó unos instantes, cohibida, pero se repuso con rapidez y comenzó a deslizar la cuchilla por la zona del rostro que permanecía cubierta de jabón, de abajo a arriba, con suma lentitud. Sin embargo, a pesar del mimo y el esmero que ponía en hacer bien su trabajo, apretó demasiado la hoja afilada del instrumento, haciéndole un pequeño corte en la mejilla.
Observó con horror como un hilo de sangre descendía por su piel descubierta, mientras él entrecerraba los ojos, volviéndolos más oscuros y peligrosos.
Antes de que él pudiera formular una queja, depositó un beso torpe e improvisado sobre sus labios, haciendo que sus narices colisionasen. Cuando se separó de él, se percató de que se había llevado consigo parte de la espuma que aún le cubría el rostro.
Aquella muestra de afecto le había pillado desprevenido, por lo que su enfado se vio bloqueado por una sensación extrañamente reconfortante.
–Termina con el trabajo –su voz seguía siendo seria, pero su mirada se había suavizado.
La chica negó con la cabeza y utilizó parte de su vestido para retirar los restos de espuma que permanecían en el bigote y la perilla.
–Así estás más guapo.
Sin moverse de su regazo, le alcanzó un pequeño espejo circular donde se vio reflejado. Su rostro había quedado terso y suave allá donde habían actuado las cuchillas, con un pequeño arañazo enrojecido adornando su piel y parte de la espesa barba cubriendo la zona inferior y superior de los labios.
Esbozó algo parecido a una media sonrisa.
–No está mal.

Comentarios

  1. Hola de nuevo!!!
    Pues cómo dice el título, no está mal XDD Al hablar de barberos me es imposible no pensar en Sweeney Todd, me encanta la ambientación que le has dado al relato y esa sensualidad encubierta (que proporciona la chica) está de lujo. Por cierto, ¿Cuántos años tendría ella? Creo que o es un poco mayor para jugar con muñecas o es un poco pequeña para sentarse en su regazo, medio afeitarle y después besarle.

    Aun así es un relato bueno y tu estilo se ve reflejado en todo ello.

    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Esther.
      La verdad es que al escribir el relato lo hacía pensando en ese personaje; Sweeney Todd. Me encanta y me apetecía inspirarme en él (aunque luego mi personaje no se pareciera físicamente).

      La chica es joven. Pequeña. Trece o catorce años. Él treinta.

      Muchas gracias, Esther. <3

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a unos profesores muy poco profesionales, (suceso real).

Hola, lectores. Hoy no os traigo ningún relato (lo siento), sino una carta que tuve que escribirles hace unos días a los cinco miembros del tribunal que me evaluaron el proyecto final de mi Ciclo Formativo el día 31 de mayo del 2017. He decidido hacerlo público a modo de denuncia por el trato tan humillante que recibí por parte de dos docentes de dicho tribunal, pues me enviaron correos del todo inapropiados que adjuntaré en esta entrada. He de aclarar que les he cambiado los nombres para preservar sus identidades, por lo que todo son seudónimos. Espero que esta carta sirva para concienciar tanto a alumnos como a profesores (si es que hay algún docente que me lee). En fin, aquí la tenéis:

A la atención de los miembros del tribunal: Siento haber tardado tanto en daros una explicación formal del comportamiento que tuve el día 31 al conocer mi nota, pero creo que lo mejor era dejar pasar un tiempo dada la situación que mis malos modales crearon. Mi respuesta va a ser muy larga, aun así me gu…

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

El caos de las emociones.

Una gota de sangre emerge de mi piel cuando presiono el bisturí contra mi muslo derecho, sin apenas hacer uso de la fuerza. La gota brilla como un rubí. El corte escuece, pero no me importa. Aprieto un poco más y la cuchilla se hunde en mi carne unos milímetros. Trago saliva, inspiro hondo y arrastro el bisturí de golpe, en un rápido movimiento que me produce un corte largo, limpio. La gota de sangre se convierte en una línea carmesí, de un color mucho más vivo que mi tez cerúlea. El contraste casi parece hermoso. Exhalo el aire de los pulmones. Mi corazón late al ritmo de un tambor de guerra y, sin embargo, reina la paz. La única guerra que se produce es la de mi raciocinio contra mis emociones. El «no lo hagas» frente al descontrol que crea la necesidad. Repito el proceso una y otra vez, de forma automática. Aprieto los dientes cuando veo mi muslo convertido en las cuerdas tensas de un arpa. La sangre forma una cadena de rubíes sobre los trazos, la piel de alrededor está irritada. Mi …