Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2013

Zeta.

Leía la contraportada del libro mordisqueándose el labio, debatiéndose entre comprarlo y quedarse sin almuerzo o dejarlo de nuevo en la estantería de la tienda. Miró a su alrededor, descendiendo de la nube en la que se encontraba. El mundo estaba cambiando. La gente no quería verlo, pero era así. Se escuchaba el murmullo de varios clientes, pero pronto quedaron relegados a un segundo plano cuando el eco de unos gritos atravesaron la cristalera de la tienda. Nicole se apresuró a observar a través del cristal, todavía con el libro entre las manos. Una aglomeración de personas corría en la misma dirección, sin control y afectadas por la histeria. Esquivaban los coches que se habían detenido en mitad de la calzada, colapsando el tráfico. Nicole notó su corazón bombeando bajo la fina capa de piel que lo cubría. Algo estaba sucediendo fuera. La gente trataba de guarecerse en los locales de las plantas bajas entre empujones y arremetidas. Una estampida. Varios de los clientes de la librería…

Frío.

Llevaba varias horas tumbada en la cama, encogida en posición fetal mientras abandonaba la noción del tiempo sin inmutarse. Inhalaba el oxígeno con desgana, expulsando el aliento a través de unos labios rotos. Permanecía con los ojos abiertos, clavados en un punto fijo de la pared. Se moría. El frío había anidado en su pecho como una enfermedad mortal, oprimiendo sus costillas con la maestría de una enredadera. Se alimentaba de ella como un parásito, habiendo llegado hasta su corazón en apenas pocos meses. Se sentó a su lado despacio, deformando el colchón bajo su peso. Recogió uno de los mechones que resbalaban por su rostro y se lo colocó detrás de la oreja, desprendiendo cierta calidez al rozarle la piel. Sin embargo, ella ignoró su presencia. –Estoy aquí –escuchó la voz dentro de su cabeza. –Vete –ordenó, apática. Pero lejos de obedecerla él se tumbó a su lado, observándola tranquilamente mientras ella permanecía inmóvil. –Vete –repitió. –Estoy aquí porque me has llamado tú. Has …