Ir al contenido principal

Mirlo.

La veía difusa. Su cuerpo se difuminaba con los tonos anaranjados del ocaso mientras el aire del mar revolvía su pelo lacio. Mascullé una maldición con la mandíbula apretada cuando lanzó mis lentes al océano con tanto ímpetu que estuvo a punto de perder el equilibrio y caer por el acantilado.
–¿¡Se puede saber por qué has hecho eso!? –increpé, intentando llegar torpemente hasta ella sorteando las rocas.
Las olas rompían contra nuestros pies envidiando a los truenos en una noche de tormenta. El agua salada salpicó mi camisa, pegándola contra mi cuerpo. Volví a maldecirla mientras procuraba no caer al vacío para poder alcanzarla.
Ella rió.
Alcancé a vislumbrar como daba media vuelta sobre sus talones con los brazos abiertos intentando abarcar un mundo demasiado grande para ella. Su delicado vestido ondeó al compás del viento, dejando entrever unas piernas difuminadas que me hubiera gustado contemplar.
–¿¡Te has vuelto loca!?
Llegué hasta ella hecho una fiera y la sujeté por el brazo con demasiada fuerza. Estaba convencido de que acabaría tirándose al mar. Ella pareció fruncir el ceño. No pude ver bien su mirada, pero sé que cerró los ojos y se dejó envolver por el paisaje, regalándole una enorme sonrisa a las estrellas que empezaban a aparecer en el firmamento.
Quería echar a volar hacia su propia vida. Tuve miedo, porque la sentí pájaro y supe que acabaría despegando sin mí.
–Volvamos al coche –urgí mientras tiraba de ella, ciertamente preocupado.
Pero aquella mocosa volvió a reír. Estaba disfrutando. Mi ansiedad le divertía. Antes de que pudiera llevármela de allí a cuestas me rodeó el cuello con los brazos y aferró mi labio inferior entre sus dientes en un beso que me hizo olvidar el acantilado rocoso en el que nos encontrábamos.
Cerré los ojos y me dejé llevar mientras la apretaba fuertemente contra mí. Fue entonces cuando comprendí que no iba a poder detenerla, que quería vivir su vida y que le pertenecía únicamente a ella. Comprendí que atarla a mí sería igual de cruel que enjaular de por vida a un mirlo y verlo morir sin que hubiera alzado el vuelo ni una sola vez.

Comentarios

  1. Si bien las ambientaciones marinas no son mis favoritas (odio el mar, la playa y similares), la esencia del relato (no puedes "enjaular" a una persona, porque nadie pertenece a nadie, porque todos tenemos derecho a ser libres y volar) me ha parecido una muy buena reflexión. Lástima que mucha gente no llegue a comprender esto, hasta que ya es demasiado tarde. ¡Buen trabajo! :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

Campo de amapolas

—Uno… dos… tres… —tenía el rostro escondido entre sus brazos, contra el tronco del inmenso castaño que se alzaba en mitad del herbazal— cuatro… cinco… seis… —notaba las briznas de hierba colándose entre los dedos de sus pies, frescas a pesar del calor del estío— siete… ocho… nueve… —esbozó una tímida sonrisa, sin despegar los párpados— ¡Y diez! Abrió los ojos y se dio la vuelta rápidamente: frente a ella se extendía un campo interminable de amapolas, sin ningún otro árbol a la vista. Frunció el ceño al no encontrar ninguna flor aplastada que delatase su rastro. Arrugó la nariz e inclinó la cabeza hacia atrás para ver si se había escondido entre las ramas del árbol, pero no tuvo éxito. Inspiró hondo, todavía con la leve sonrisa dibujada en los labios. Sabía que la observaba desde algún lugar de la pradera, aunque no pudiese verle. Se había escondido muy bien, pero eso sólo hacía el juego más estimulante. —Os pienso encontrar, ya lo veréis —prometió entre dientes antes de salir de la somb…

Premio «Best Blog».

Hola, lectores. Hoy os traigo una nueva entrada especial, y es que Mi mundo de papel me ha nominado al «Best Blog». Muchas gracias, por cierto. ♥
Las reglas son las siguientes: Seguir al blog que te nominó y cuando lo sigas dejar un comentario para que te siga de vuelta.Contar once cosas sobre ti.Responder a las preguntas que preparó la persona que te nominó.Hacer once preguntas nuevas para que respondan las personas que nomines.Nominar a once blogs con menos de doscientos seguidores y cuando lo hagas dejar un comentario en sus blogs para avisarles.
Aquí tenéis las once cosas sobre mí: 1. Me encanta leer y también dibujar, aunque con lo que verdaderamente disfruto es con la escritura. 2. Me gustan mucho los animales y adoro a los mamíferos. 3. Antepongo la vida de un perro o de un gato a la de un humano. 4. Soy muy golosa. 5. Soy muy pesimista. La palabra que siempre tengo en la boca es «No».
6. Cuando me deprimo puedo dormir muchas horas seguidas. Mi récord está en diecinueve. 7. Soy muy fiel y…