Ir al contenido principal

Sever & Synne, (primera parte).

Los rayos del sol traspasaban las copas de los árboles débilmente, acariciando su piel con delicadeza mientras dejaban a su paso cierta calidez gratificante. La corteza del tronco torturaba sus vértebras, pero merecía la pena esa pequeña molestia sólo por el placer de poder cobijarse bajo su sombra mientras leía el viejo volumen que había cogido prestado de la biblioteca. De hecho, estaba tan inmersa en su lectura que había logrado evadirse completamente de la realidad.


***


El calor del mediodía abrasaba su armadura como si de un horno se tratase. Llevaba varias horas de pie, haciendo su guardia y, a pesar de que tenía permiso para retirarse a descansar, su testarudez le obligaba a seguir bajo el sol, vigilándola a una distancia prudencial.
La seriedad era su máscara. Solía apretar los dientes y tensar los músculos de la mandíbula sin apenas percatarse. No obstante, un amago de sonrisa afloró en su interior cuando la joven estiró las piernas sobre la hierba, dejando al descubierto unos delicados tobillos que habían permanecido ocultos tras los pliegues de su vestido.
Inspiró hondo. Ella ni siquiera se había dado cuenta; sus ojos oscuros seguían clavados en el libro, deslizándose de izquierda a derecha automáticamente.
No lo comprendía. A veces pensaba que era demasiado simple para entenderlo, que debía limitarse a hacer su trabajo como guardia y protector, ejercer de soldado y centrarse únicamente en perfeccionar su manejo de la espada. Pero sentía curiosidad. Le resultaba extraño verla leer cuando las otras damas del reino no hacían más que bordar, tejer, coquetear con jovenzuelos y posteriormente traer hijos al mundo.
Tal vez era demasiado cerrado de mente como para comprender qué era lo que le llevaba a salirse del patrón establecido formalmente dentro de la sociedad.
Y, sin embargo, tenía curiosidad. Más de una vez había pensado en preguntarle, en sugerirle hacer lo que hacían las demás muchachas de su edad, pero su trabajo se limitaba a observarla y velar por su integridad física. Nada más. No se le permitía dirigirle la palabra a menos que ella iniciase la conversación. No estaba bien visto que alguien de tan poca categoría social como él se relacionase con una damisela de alta alcurnia.
Aún así, su mirada todavía permanecía fija sobre sus tobillos desnudos. Sentía la horrible necesidad de que una brisa fresca le aliviase del bochorno veraniego y, de paso, que fuera lo suficientemente fuerte como para levantarle un poco más el vestido.
Su sonrisa interna se hizo más amplia. Llevaba interesado en ella desde que los reyes le habían contratado para su protección y custodia hace poco más de un año. De hecho, la obsesión que sentía había alcanzado tal envergadura que su imaginación era capaz de traspasar cualquier tipo de prenda que llevase puesta sin ningún tipo de miramiento. Sería extremadamente fácil para él colarse en sus aposentos una noche y someterla. Ni siquiera tendría que utilizar demasiada fuerza bruta. Pero no. El simple hecho de dañar a una criatura tan frágil y delicada le revolvía las tripas de una forma tan extraña que no llegaba a comprender del todo.
Así que todos esos pensamientos se quedaban en un rincón de su imaginación, creando fantasías frustradas que le sacaban de quicio y le derretían las venas.
Pronto salió de su ensimismamiento cuando el joven primogénito se acercó a ella para sentarse a su lado. Observó la escena desde la distancia, con el ceño fruncido. Aquél muchacho era casi tan afeminado y frágil como ella; con ese pelo poblado de caracoles y los ojos claros podría haber pasado por una dama más de la corte.
Sin embargo, ella esbozó una tímida sonrisa cuando le entregó la rosa que llevaba escondida tras la espalda. Se la acercó delicadamente a la nariz e inspiró su aroma con dulzura.
Apenas se percató de que estaba apretando los puños enguantados. ¿Qué atractivo tenía un chico tan afeminado? No lograba comprender a qué se debía ese color rojizo en sus mejillas. ¿Cómo podía sentirse atraída por un varón que utilizaba más perfume que ella?
Vomitivo. Frustrante y humillante a partes iguales.
Se imaginó un combate cuerpo a cuerpo contra él. Su espada le habría atravesado esa pequeña caja torácica de parte a parte de un solo movimiento. Su altura y su masa muscular eran mucho más superiores a las de ese crío. Y, sin embargo, era ese muchacho el que estaba sentado junto a ella, halagándola y tratando de conquistar su corazón.
Intentó escuchar lo que decían, pero la distancia que se interponía entre ellos sólo le permitía ser testigo de sus risas. Aún así, logró interpretar que el joven quería llevarla a dar un paseo.
Apretó los dientes, consciente de que su frustración iba en aumento.
Sin embargo, se relajó al ver que ella prefería permanecer sentada bajo la sombra del árbol, leyendo. El muchacho pareció decepcionado. Él rió. Rió en lo más profundo de su ser, donde sus carcajadas hicieron eco entre sus costillas. Aquella joven prefería un libro antes que a ese mozo. Se sintió gratamente aliviado y cuando el chico se perdió en la distancia decidió acercarse a ella.

Comentarios

  1. Tengo muchas ganas de descubrir cómo interactúan estos dos :33

    ResponderEliminar
  2. Te expresas genial, me lo imaginé todo como si estuviera ahí. Sube la siguiente parte pronto que quiero saber cómo continúa esto *__*

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por los comentarios. :) Me alegra que tengáis ganas de seguir leyendo. No os preocupéis, que la siguiente parte ya está escrita, (de hecho, iba unida a este fragmento, pero lo he cortado para hacerlo más ameno debido a que era un poco largo). La subiré la semana que viene. :)

    ResponderEliminar
  4. En primer lugar, siento que no sea desde mi cuenta, no me apetecía volver a escribir todo lo que ya escribí. Así que voy a ser breve.
    Has conseguido que me transporte a ese lugar y sienta lo que el personaje siente en ese momento, tanto, que estaba por imaginar que podría pasar a partir de este relato, y decir que sería algo bueno como una historia, aunque fuera corta, se queda pequeño. Pero sí, estaría genial poder saber más de estos personajes, sobre todo sus nombres xD Qué pueden o no ser importantes mires como lo mires, pero siempre te quedas mejor con los personajes sí sabes como llamarles, ¿no? Eso creo yo, de todos modos, estaré muy, muy pendiente de la siguiente parte.

    Serela Ense

    ResponderEliminar
  5. Echaba de menos tus textos. Éste, en particular, me ha gustado mucho porque es muy a lo medieval, a lo Juego de tronos. Casi podría decir que me recuerda al amor cortés: el caballero rinde vasallaje a la dama, que es superior a él en belleza y alcurnia. Me ha gustado también que la joven sea una muchacha cultivada, que prefiere la lectura de un buen libro a las banalidades de la corte. El soldado, frío y duro por fuera, parece tener sentimientos después de todo. Esperemos que se los revele pronto a la dama. ¡Sube pronto la segunda parte! Un beso.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! He tardado unos días en acercarme, pero lo he hecho.
    Me ha gustado mucho la ambientación que le has puesto, el susurro de la brisa y el calor, la dama leyendo un libro... son los ambientes que a mí me hipnotizan, sitios donde uno puede soñar.
    También me ha gustado la visión del guardián impertérrito, pero que en su interior alberga miles de sentimientos. Aunque, eso sí, a mí también me gustaría que me regalaran una rosa en un sitio tan idílico, jajaja.
    Tengo ganas de seguir leyendo. ¿Tu estilo? Como siempre, perfecto. ^^

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a unos profesores muy poco profesionales, (suceso real).

Hola, lectores. Hoy no os traigo ningún relato (lo siento), sino una carta que tuve que escribirles hace unos días a los cinco miembros del tribunal que me evaluaron el proyecto final de mi Ciclo Formativo el día 31 de mayo del 2017. He decidido hacerlo público a modo de denuncia por el trato tan humillante que recibí por parte de dos docentes de dicho tribunal, pues me enviaron correos del todo inapropiados que adjuntaré en esta entrada. He de aclarar que les he cambiado los nombres para preservar sus identidades, por lo que todo son seudónimos. Espero que esta carta sirva para concienciar tanto a alumnos como a profesores (si es que hay algún docente que me lee). En fin, aquí la tenéis:

A la atención de los miembros del tribunal: Siento haber tardado tanto en daros una explicación formal del comportamiento que tuve el día 31 al conocer mi nota, pero creo que lo mejor era dejar pasar un tiempo dada la situación que mis malos modales crearon. Mi respuesta va a ser muy larga, aun así me gu…

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

El caos de las emociones.

Una gota de sangre emerge de mi piel cuando presiono el bisturí contra mi muslo derecho, sin apenas hacer uso de la fuerza. La gota brilla como un rubí. El corte escuece, pero no me importa. Aprieto un poco más y la cuchilla se hunde en mi carne unos milímetros. Trago saliva, inspiro hondo y arrastro el bisturí de golpe, en un rápido movimiento que me produce un corte largo, limpio. La gota de sangre se convierte en una línea carmesí, de un color mucho más vivo que mi tez cerúlea. El contraste casi parece hermoso. Exhalo el aire de los pulmones. Mi corazón late al ritmo de un tambor de guerra y, sin embargo, reina la paz. La única guerra que se produce es la de mi raciocinio contra mis emociones. El «no lo hagas» frente al descontrol que crea la necesidad. Repito el proceso una y otra vez, de forma automática. Aprieto los dientes cuando veo mi muslo convertido en las cuerdas tensas de un arpa. La sangre forma una cadena de rubíes sobre los trazos, la piel de alrededor está irritada. Mi …