Ir al contenido principal

Los hombres le gustaban así.

Los hombres le gustaban así, con carácter. Tenían que tenerlo fuerte para cortar de raíz sus momentos de histeria, pero sin rozar la agresividad. La inteligencia debía de ser una de sus cualidades puesto que a mayor cultura, menor era el nivel de borreguismo. Y ella no quería eso.
Le gustaba que fueran lectores, que cultivasen su mente y tuvieran interés por esos pequeños mundos llamados libros. Observar a un hombre en su lectura era un acontecimiento que se le antojaba terriblemente morboso y siempre acaba interrumpiéndolos para que centrasen su atención únicamente en ella.
Tenían que saber hacerla reír –el humor era fundamental–, sin embargo no debían pasarse de graciosos. Eso de “lo poco gusta y lo mucho cansa” se aplicaba en ese caso.
Los hombres le gustaban adultos, varios años (muchos) mayores que ella. La madurez y la experiencia de un hombre curtido no podían proporcionársela los chicos de su edad. De hecho, no se sentía completa si no tenían dicha característica. No sabía exactamente por qué, pero así era. Llegó a pensar que tal vez el complejo de Edipo estuviera llamando a su puerta, no obstante era algo que no le quitaba el sueño. Le abriría la puerta y le dejaría entrar con una pequeña sonrisa.
Sensatos. Realistas. Debían de serlo para bajarla de las nubes, tirarle de los pies y devolverla a la Tierra. Tenían te tener la cordura que le faltaba a ella, equilibrar la balanza.
Imperfectos. De carne y hueso.
Saber quererla era fundamental y, sobre todo, saber transmitírselo para que fuera consciente de ello. Repetírselo y demostrárselo día y noche hasta que fuera capaz de asumirlo, hasta que se lo creyera.
Los hombres le gustaban así, muy hombres y poco niños.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a unos profesores muy poco profesionales, (suceso real).

Hola, lectores. Hoy no os traigo ningún relato (lo siento), sino una carta que tuve que escribirles hace unos días a los cinco miembros del tribunal que me evaluaron el proyecto final de mi Ciclo Formativo el día 31 de mayo del 2017. He decidido hacerlo público a modo de denuncia por el trato tan humillante que recibí por parte de dos docentes de dicho tribunal, pues me enviaron correos del todo inapropiados que adjuntaré en esta entrada. He de aclarar que les he cambiado los nombres para preservar sus identidades, por lo que todo son seudónimos. Espero que esta carta sirva para concienciar tanto a alumnos como a profesores (si es que hay algún docente que me lee). En fin, aquí la tenéis:

A la atención de los miembros del tribunal: Siento haber tardado tanto en daros una explicación formal del comportamiento que tuve el día 31 al conocer mi nota, pero creo que lo mejor era dejar pasar un tiempo dada la situación que mis malos modales crearon. Mi respuesta va a ser muy larga, aun así me gu…

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

El caos de las emociones.

Una gota de sangre emerge de mi piel cuando presiono el bisturí contra mi muslo derecho, sin apenas hacer uso de la fuerza. La gota brilla como un rubí. El corte escuece, pero no me importa. Aprieto un poco más y la cuchilla se hunde en mi carne unos milímetros. Trago saliva, inspiro hondo y arrastro el bisturí de golpe, en un rápido movimiento que me produce un corte largo, limpio. La gota de sangre se convierte en una línea carmesí, de un color mucho más vivo que mi tez cerúlea. El contraste casi parece hermoso. Exhalo el aire de los pulmones. Mi corazón late al ritmo de un tambor de guerra y, sin embargo, reina la paz. La única guerra que se produce es la de mi raciocinio contra mis emociones. El «no lo hagas» frente al descontrol que crea la necesidad. Repito el proceso una y otra vez, de forma automática. Aprieto los dientes cuando veo mi muslo convertido en las cuerdas tensas de un arpa. La sangre forma una cadena de rubíes sobre los trazos, la piel de alrededor está irritada. Mi …