Ir al contenido principal

Putrefacción era su nombre.

Hacía tiempo que había muerto. Era extraño, porque sus órganos seguían funcionando incluso después de tomar la decisión de abandonar el mundo.
Se sentía frustrada. Una parte de ella había empezado a descomponerse por voluntad propia y, sin embargo, la otra se empeñaba en mantener su organismo activo. Era realmente agotador estar muerta en vida. Quería ponerle fin, pero sentía que todavía no había llegado el momento oportuno. Esperaba algo, pero no sabía qué. A veces creía que sucedería algún acontecimiento en un futuro cercano lo suficientemente importante como para volver a poner en funcionamiento sus conexiones sinápticas.
Pero el tiempo pasaba.
Y, aunque la realidad seguía siendo la misma, su mundo interior se desmoronaba. Alguien había apretado el botón de detonación. Alguien había decidido que su refugio no era lo suficientemente bueno para aislarla del resto y ese alguien había sido ella.
Estaba furiosa consigo misma porque no era capaz de ser valiente. ¿Quieres la muerte definitiva? Adelante, hazlo. Pero nunca daba el paso, porque tenía la estúpida esperanza de que esa espera indefinida sirviese de algo. Quería creer que en un futuro nítido cuando sus perspectivas reales estaban pobladas de nubarrones.
Necesitaba un mecánico. Era algo más que obvio. Había tardado demasiado tiempo en descubrirlo por ella misma, pero lo necesitaba. Y eso le sacaba de quicio. Pensar que necesitaba ser reparada porque se estaba cayendo a pedazos era algo que la llenaba de ira y aumentaba sus ganas de poner punto y final a su historia.
Para ella era humillante estar rota, aunque era algo que nadie sabía. Frente al mundo su apariencia era estable. Era una estatuilla de porcelana, de superficie blanca y pulida, sin embargo, por dentro la cosa era bien distinta. Las grietas estaban ocultas. No le hacían daño, pero eran pequeños parásitos que la consumían poco a poco.
A diario se preguntaba cuánto tiempo aguantaría. Cuánta espera estaría dispuesta a soportar antes de tirar la toalla. O de ser valiente.
Estaba en un punto muerto. Había perdido las coordenadas y no tenía brújula. Además, su orgullo le impedía moverse del sitio para buscar al mecánico.
Ni hablar. La autocompasión no era la solución.
Seguiría siendo una estatuilla impoluta hasta que las grietas acabasen partiéndola definitivamente.

Comentarios

  1. Es un relato gris. Oscuro, más bien. Es un punto de vista original y tenebroso, una metáfora perfecta: romperse por dentro como una estatuilla de porcelana. Tus frases son intensas y, como siempre, perfectas. Me ha gustado especialmente esa contraposición querer-poder.
    Raro y excelente.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. "A diario se preguntaba cuánto tiempo aguantaría. Cuánta espera estaría dispuesta a soportar antes de tirar la toalla. O de ser valiente".
    Ay, me has tocado un poquito aquí dentro *señala el corazón*

    ¿Quién no necesita ese mecánico?

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por vuestras opiniones, chicas. Agradezco que me dediquéis vuestro tiempo. ♥

    Kirta, creo que en el fondo -por suerte o por desgracia- todo el mundo lo necesita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

Campo de amapolas

—Uno… dos… tres… —tenía el rostro escondido entre sus brazos, contra el tronco del inmenso castaño que se alzaba en mitad del herbazal— cuatro… cinco… seis… —notaba las briznas de hierba colándose entre los dedos de sus pies, frescas a pesar del calor del estío— siete… ocho… nueve… —esbozó una tímida sonrisa, sin despegar los párpados— ¡Y diez! Abrió los ojos y se dio la vuelta rápidamente: frente a ella se extendía un campo interminable de amapolas, sin ningún otro árbol a la vista. Frunció el ceño al no encontrar ninguna flor aplastada que delatase su rastro. Arrugó la nariz e inclinó la cabeza hacia atrás para ver si se había escondido entre las ramas del árbol, pero no tuvo éxito. Inspiró hondo, todavía con la leve sonrisa dibujada en los labios. Sabía que la observaba desde algún lugar de la pradera, aunque no pudiese verle. Se había escondido muy bien, pero eso sólo hacía el juego más estimulante. —Os pienso encontrar, ya lo veréis —prometió entre dientes antes de salir de la somb…

Premio «Best Blog».

Hola, lectores. Hoy os traigo una nueva entrada especial, y es que Mi mundo de papel me ha nominado al «Best Blog». Muchas gracias, por cierto. ♥
Las reglas son las siguientes: Seguir al blog que te nominó y cuando lo sigas dejar un comentario para que te siga de vuelta.Contar once cosas sobre ti.Responder a las preguntas que preparó la persona que te nominó.Hacer once preguntas nuevas para que respondan las personas que nomines.Nominar a once blogs con menos de doscientos seguidores y cuando lo hagas dejar un comentario en sus blogs para avisarles.
Aquí tenéis las once cosas sobre mí: 1. Me encanta leer y también dibujar, aunque con lo que verdaderamente disfruto es con la escritura. 2. Me gustan mucho los animales y adoro a los mamíferos. 3. Antepongo la vida de un perro o de un gato a la de un humano. 4. Soy muy golosa. 5. Soy muy pesimista. La palabra que siempre tengo en la boca es «No».
6. Cuando me deprimo puedo dormir muchas horas seguidas. Mi récord está en diecinueve. 7. Soy muy fiel y…