Ir al contenido principal

Absorción.

Una luz tenue consiguió perturbar su sueño. Abrió los ojos levemente antes de girarse en la cama. Entonces fue consciente del resplandor que había en su mesilla de noche. Provenía del libro que había comenzado a leer hacía tan solo unas horas. Se incorporó asustada y lo alcanzó con cuidado. Depositó el volumen sobre su regazo. Estaba cerrado, pero de su interior salía un leve destello. Al abrirlo, la luz se hizo tan intensa que las letras se difuminaron hasta desaparecer. Entreabrió los labios… ¿Acaso estaba soñando? Sacudió la cabeza y se dispuso a tocar una de las páginas. Al principio pensó que se lo había imaginado, pero poco después descubrió que el hormigueo era real. Las yemas de sus dedos serpenteaban sobre la superficie de la hoja, notando un agradable cosquilleo que se extendía por su mano y le trepaba por el brazo. Era cálido y muy sutil. Cerró los ojos, disfrutando de la sensación. Cuando los abrió de nuevo descubrió que su piel también desprendía cierto brillo. ¿Qué era lo que sucedía? «Es un sueño», pensó. «Un sueño muy hermoso.» El hormigueo de sus dedos se intensificó y cuando se quiso dar cuenta las hojas del libro los estaban absorbiendo. Su piel se estiraba y se convertía en partículas luminiscentes que se veían atraídas por las páginas. El peso de su cuerpo desapareció, dando paso a una sensación de ligereza absoluta. Cuando el libro se cerró con un golpe seco, la luz desapareció y la penumbra reinó de nuevo. No había rastro alguno de la joven.

Comentarios

  1. Hace un tiempo que leí el texto, pero, como ya te he dicho en twitter, se me olvidó comentarlo.

    En fin, Sun, qué te voy a decir que no sepas ya: me encanta tu forma de escribir. Tu forma de usar el lenguaje, tan suave, tan discreta, tan sencilla y a la vez tan atrapante, misteriosa, hermosa. No miento si digo que si alguna vez publicas una novela iré corriendo a comprarla a mi librería.

    Respecto al relato en sí, me he quedado un poco con ganas de más. Las imágenes que transmites son muy reales (o como diría mi profesora, con valores táctiles), pero me habría gustado que fuese más largo.

    Espero que todo te vaya muy bien. Y te vuelvo a animar desde aquí que sigas escribiendo, en especial 'Sun Burdock'. Echo de menos esa historia, de verdad.

    Laura TvdB

    ResponderEliminar
  2. Me sorprende mucho (y hablo completamente en serio) que haya personas que consideren mi manera de escribir de esa forma: «suave, discreta, sencilla, atrapante, misteriosa, hermosa». Me lo han dicho varias veces a lo largo de estos años (y gente de todo tipo, no sólo de este mundillo). Y la verdad es que todavía no me lo termino de creer.

    Soy muy muy muy quisquillosa con mis textos y a todo le doy cien mil vueltas antes de publicarlo o enviarlo a concursos literarios, por lo que al final nunca estoy contenta con lo que escribo porque nunca me parece lo suficientemente bueno.

    Sin embargo, este tipo de comentarios me sacan una sonrisa de oreja a oreja. Supongo que en el fondo será una cuestión de gustos y que las opiniones variarán de unos a otros. Pero que haya gente que lea mis relatos y los vea de esa forma tan especial me hace inmensamente feliz.

    Así que muchas gracias por tu tiempo, Laura. Y por tus palabras. Este relato es uno de los que menos me ha convencido su resultado final, pero me alegra que al menos a ti te haya dejado con ganas de más.

    Con respecto a 'Sun Burdock', he de decir que de momento la novela está en un parón horrible. He tenido diversos problemas personales (y académicos) que me han quitado las ganas de meterme en proyectos serios como ese, por lo que lamentándolo mucho de momento está inacabada. Ahora mismo mi vida se está centrando en el ámbito artístico (ilustración digital y relatos), por lo que no me veo capaz de abordar una novela como lo era esa. Tal vez en un futuro la retome, pero de momento no me veo capacitada para continuarla. Lo siento.

    S. Burdock.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a unos profesores muy poco profesionales, (suceso real).

Hola, lectores. Hoy no os traigo ningún relato (lo siento), sino una carta que tuve que escribirles hace unos días a los cinco miembros del tribunal que me evaluaron el proyecto final de mi Ciclo Formativo el día 31 de mayo del 2017. He decidido hacerlo público a modo de denuncia por el trato tan humillante que recibí por parte de dos docentes de dicho tribunal, pues me enviaron correos del todo inapropiados que adjuntaré en esta entrada. He de aclarar que les he cambiado los nombres para preservar sus identidades, por lo que todo son seudónimos. Espero que esta carta sirva para concienciar tanto a alumnos como a profesores (si es que hay algún docente que me lee). En fin, aquí la tenéis:

A la atención de los miembros del tribunal: Siento haber tardado tanto en daros una explicación formal del comportamiento que tuve el día 31 al conocer mi nota, pero creo que lo mejor era dejar pasar un tiempo dada la situación que mis malos modales crearon. Mi respuesta va a ser muy larga, aun así me gu…

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

El caos de las emociones.

Una gota de sangre emerge de mi piel cuando presiono el bisturí contra mi muslo derecho, sin apenas hacer uso de la fuerza. La gota brilla como un rubí. El corte escuece, pero no me importa. Aprieto un poco más y la cuchilla se hunde en mi carne unos milímetros. Trago saliva, inspiro hondo y arrastro el bisturí de golpe, en un rápido movimiento que me produce un corte largo, limpio. La gota de sangre se convierte en una línea carmesí, de un color mucho más vivo que mi tez cerúlea. El contraste casi parece hermoso. Exhalo el aire de los pulmones. Mi corazón late al ritmo de un tambor de guerra y, sin embargo, reina la paz. La única guerra que se produce es la de mi raciocinio contra mis emociones. El «no lo hagas» frente al descontrol que crea la necesidad. Repito el proceso una y otra vez, de forma automática. Aprieto los dientes cuando veo mi muslo convertido en las cuerdas tensas de un arpa. La sangre forma una cadena de rubíes sobre los trazos, la piel de alrededor está irritada. Mi …