Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2015

La curiosidad movió al gato.

Admiraba las estrellas sentado en el alféizar de la ventana. La noche era cálida y una suave brisa agitaba las hojas de los árboles. De un ágil salto cayó al suelo sobre sus patas. Echó a correr, persiguiendo esa estela luminiscente que volaba sobre la hierba. Las briznas le rozaban el pelaje atigrado, dificultándole la misión. Sin embargo, el felino siguió al ser feérico desde las sombras con la esperanza de poder atraparlo. Probablemente estuviera más sabroso que las ratas de campo. Se detuvo unos instantes cuando por fin llegó al lindero del bosque. El hada seguía resplandeciendo no muy lejos de él, envuelta en un halo rosáceo. No obstante, parecía ajena al peligro. El gato agitó los bigotes. Y reanudó la persecución. Un enorme claro se abrió paso en mitad de la arboleda. Pudo ver las majestuosas ruinas de lo que parecía ser un antiguo templo. El ser féerico voló hacia la edificación, dejando una estela en el aire. El gato la siguió, agazapándose entre unos matorrales. Allí, justo fr…