Ir al contenido principal

El tenedor.

Él esperaba sentado en la lancha a que sus compañeros terminaran de ajustarse los trajes de neopreno. Se frotaba las manos con nerviosismo, pues ésa era la primera vez que podía acompañarles en una expedición submarina. Se levantó enérgicamente cuando le tendieron las gafas de buceo, permitiendo que uno de sus compañeros le ayudase a ponerse la bombona de oxígeno bien asegurada en su espalda. Los nervios estaban a flor de piel. Deseaba ver el arrecife de coral con sus propios ojos y descubrir las especies acuáticas que vivían en él. El corazón le palpitaba desenfrenado. Se puso las aletas y se sentó en el borde de la lancha, de espaldas al agua.
—Recordad —la voz grave del jefe de expedición quedó ahogada por el ruido de las olas—; nada de separaros del grupo. En caso de que alguien se desoriente o acabe perdido, que apriete el botón rojo del transmisor —Jonathan le miraba emocionado, deseoso de poder sumergirse cuanto antes. Sin embargo, su compañero siguió hablando—. Vuestros relojes digitales llevan un dispositivo que indica vuestra posición, así que podremos localizaros antes de que se os acabe el oxígeno de las bombonas. Tenéis una hora antes de que eso suceda.
Sus tres camaradas se sentaron junto a él cuando Peter terminó su alocución, dejándose caer hacia atrás y desapareciendo bajo el agua con un sonoro chapoteo. Jonathan se aseguró bien la mascarilla antes de imitarles. Peter fue el último en sumergirse.

~~~

El fondo oceánico cobró vida ante sus ojos. Las aguas no eran demasiado profundas, por lo que no necesitaron encender las linternas debido a que la luz solar llegaba al fondo. El arrecife de coral presentaba una magnífica variedad de plantas acuáticas, así como también infinidad de pececillos que se ocultaban en ellas de los posibles depredadores. Jonathan descubrió a sus compañeros sacando fotografías, pero él estaba más interesado en investigar por su cuenta y riesgo. Sabía que no debía alejarse demasiado. No pretendía hacerlo, mas descubrió un destello proveniente de uno de los corales y tuvo que acercarse a ver de qué se trataba. Buceó lentamente, ayudándose de las aletas para facilitar la acción. Cuando se acercó lo suficiente el objeto volvió a brillar, aunque no logró visualizarlo. Se giró hacia sus compañeros. Peter y los tres buzos andaban por las cercanías, concentrados en los trabajos de investigación que tenían que realizar. Jonathan se giró hacia el otro lado. Su mayor preocupación era que apareciese un tiburón, pero allí sólo había pececillos curiosos llenos de color. Los más valientes se acercaban a él, pero la mayoría se escondía entre las plantas. 
Por fin volvió a centrar su atención en el objeto que reflejaba la luz del sol. Parecía oculto entre los corales, así que estiró la mano y la introdujo despacio entre las plantas, con cuidado de no tocarlas. Alcanzó el misterioso chisme y lo sacó lentamente, sin prisas. Frunció el ceño. «¿Un tenedor?» Aquello sí que era decepcionante. Había perdido la emoción. Tal vez esperaba encontrar algún tesoro perdido, pero en lugar de eso se había topado con un tenedor sucio. Estuvo tentado a soltarlo, pero una mano apareció de la nada y trató de arrebatarle el objeto. Jonathan se agitó bajo el agua, asustado. No obstante, el corazón le dio un vuelco cuando descubrió a una hermosa joven justo en frente. Fruncía el ceño y tironeaba de él para quitarle el tenedor. Su cabello carmesí era muy denso y se arremolinaba en torno a su rostro mientras ella seguía estirando. Tuvo que aspirar una gran bocanada de oxígeno. ¿De dónde había salido? Aferró el utensilio con más fuerza y trató de buscar alguna explicación. Sin embargo, la joven empezó a girar en torno a él, forcejeando sin soltar el cubierto. Jonathan lo liberó de improvisto cuando descubrió la enorme cola que se agitaba tras ella. Poseía una maravillosa tonalidad turquesa y sus escamas brillaban como pequeños diamantes. El corazón se le detuvo en seco, sin poder creer lo que veían sus ojos. Hubiera dado cualquier cosa por tener una cámara a mano y poder fotografiar a tan hermosa criatura, pero había sido demasiado despreocupado como para cogerla. Tragó saliva. La joven le sonrió, feliz de haber recuperado el tenedor. Acto seguido se lo pasó por el cabello en suaves caricias, desenredándoselo como si de un cepillo se tratase. Estiró una de sus manos hacia ella, pero la joven se alejó de su contacto y huyó rápidamente hacia aguas más profundas. Jonathan parpadeó, atónito. Se giró hacia sus compañeros, mas estaban demasiado lejos como para haber visto nada. Volvió la vista hacia el rastro de burbujas que había dejado la sirena, sintiendo un vacío en el corazón. Le hubiera gustado oírla cantar.


La ilustración pertenece a LimKis (Masha Gubar). Para verla con mejor calidad, pincha aquí.

Comentarios

  1. Fíjate que desde que leí el título y el comienzo del relato, me acordaba de "La Sirenita" (una de mis películas preferidas de Disney, por cierto). Me ha parecido muy original, aunque me ha gustado mucho más el final. Desde el momento en que ve el destello el relato se vuelve suave, dulce, no sé cómo explicarlo, gracias a tu estilo expresivo e impecable (como siempre) y la visión que tiene el chico de la sirena. ¿Sabes qué? La sensación que él tiene me ha recordado mucho al personaje masculino en mi relato "Ninfa".

    Un beso. :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

Campo de amapolas

—Uno… dos… tres… —tenía el rostro escondido entre sus brazos, contra el tronco del inmenso castaño que se alzaba en mitad del herbazal— cuatro… cinco… seis… —notaba las briznas de hierba colándose entre los dedos de sus pies, frescas a pesar del calor del estío— siete… ocho… nueve… —esbozó una tímida sonrisa, sin despegar los párpados— ¡Y diez! Abrió los ojos y se dio la vuelta rápidamente: frente a ella se extendía un campo interminable de amapolas, sin ningún otro árbol a la vista. Frunció el ceño al no encontrar ninguna flor aplastada que delatase su rastro. Arrugó la nariz e inclinó la cabeza hacia atrás para ver si se había escondido entre las ramas del árbol, pero no tuvo éxito. Inspiró hondo, todavía con la leve sonrisa dibujada en los labios. Sabía que la observaba desde algún lugar de la pradera, aunque no pudiese verle. Se había escondido muy bien, pero eso sólo hacía el juego más estimulante. —Os pienso encontrar, ya lo veréis —prometió entre dientes antes de salir de la somb…

Premio «Best Blog».

Hola, lectores. Hoy os traigo una nueva entrada especial, y es que Mi mundo de papel me ha nominado al «Best Blog». Muchas gracias, por cierto. ♥
Las reglas son las siguientes: Seguir al blog que te nominó y cuando lo sigas dejar un comentario para que te siga de vuelta.Contar once cosas sobre ti.Responder a las preguntas que preparó la persona que te nominó.Hacer once preguntas nuevas para que respondan las personas que nomines.Nominar a once blogs con menos de doscientos seguidores y cuando lo hagas dejar un comentario en sus blogs para avisarles.
Aquí tenéis las once cosas sobre mí: 1. Me encanta leer y también dibujar, aunque con lo que verdaderamente disfruto es con la escritura. 2. Me gustan mucho los animales y adoro a los mamíferos. 3. Antepongo la vida de un perro o de un gato a la de un humano. 4. Soy muy golosa. 5. Soy muy pesimista. La palabra que siempre tengo en la boca es «No».
6. Cuando me deprimo puedo dormir muchas horas seguidas. Mi récord está en diecinueve. 7. Soy muy fiel y…