Ir al contenido principal

Hombre-león.

Hombre-león era como un volcán; coloso y pétreo. Estaba formado por una ira ardiente, que desataba con una frecuencia asombrosa. Cuando esto sucedía, cuando entraba en erupción, sólo niña-cierva era capaz de devolverle la quietud (a pesar de que en muchas ocasiones era ella misma quien desataba su cólera).
Hombre-león era duro y seco, como la tierra tras lunas sin llover. Nadie poseía el valor necesario para adentrarse en sus dominios. Nadie, excepto niña-cierva. Esa criatura frágil y torpe era la más valiente de todas.
Pese a su avanzada edad, hombre-león tenía las patas fuertes. Había aprendido a caminar en solitario, ahuyentando a todo aquél que pretendía hacerle sombra. La única presencia que toleraba era la de niña-cierva, cuyo candor incuestionable le producía paz en el espíritu. Las malas intenciones no tenían cabida en ella, al contrario; su generosidad era abrumadora. Además, siempre andaba junto a él, calmando cada una de sus explosiones y regalándole una atención inmerecida que lograba atravesarle el corazón. Por ese motivo, hombre-león sentía el peso de la culpa sobre sus hombros.
Hombre-león tenía un deber para con ella. No era su nodriza, ni su madre y mucho menos su padre, aun así, la sentía como su responsabilidad. No importaba que fuese una cierva o una mocosa, al igual que no importaba que tuviese cuatro inviernos, quince o veinticinco. Estaría a su cargo hasta que los Dioses le llevasen.
Niña-cierva le había demostrado fidelidad, así como también una lealtad equiparable a la de cualquiera de sus guardias-bestias (o incluso superior). Por eso la respetaba tanto, por eso y por las sensaciones que conseguía despertar en él. Unas sensaciones que llevaban demasiado tiempo enterradas. Los ojos abismales eran la fuente de su inocencia y el reflejo de su interior límpido, por lo que irremediablemente la dotaba de una perfección ilusoria, al nivel de las divinidades.
Sin embargo, hombre-león lo sabía. Sabía que niña-cierva había estado rota mucho tiempo y que, cada vez que juntaba sus pedazos, existía la posibilidad de que volviera a romperse. Y cuando ocurría, hombre-león retomaba la ardua labor de reconstruir sus fragmentos.
Tal vez ésa fuese su mejor virtud; tener la paciencia y la dedicación necesarias para curar a niña-cierva.
Una capacidad que sólo tenía él.

La imagen pertenece a Le Comte (Max). Para verla con mejor calidad, click aquí.

Comentarios

  1. WOW!!
    me ha encantado este relato!! espero ver más cosas así por aquçi!
    besos
    entrelibrosm.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Me encanta como escribes, tienes mucho talento. Quería decirte que te nominé a Best Blog, si te apetece te dejo el link para que le eches un vistazo:
    http://nuestromundodepapel.blogspot.com.es/2016/04/best-blog.html
    Nos leemos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Ana!
      Eres muy amable, en cuanto pueda me paso a ver el premio. ^^

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

Campo de amapolas

—Uno… dos… tres… —tenía el rostro escondido entre sus brazos, contra el tronco del inmenso castaño que se alzaba en mitad del herbazal— cuatro… cinco… seis… —notaba las briznas de hierba colándose entre los dedos de sus pies, frescas a pesar del calor del estío— siete… ocho… nueve… —esbozó una tímida sonrisa, sin despegar los párpados— ¡Y diez! Abrió los ojos y se dio la vuelta rápidamente: frente a ella se extendía un campo interminable de amapolas, sin ningún otro árbol a la vista. Frunció el ceño al no encontrar ninguna flor aplastada que delatase su rastro. Arrugó la nariz e inclinó la cabeza hacia atrás para ver si se había escondido entre las ramas del árbol, pero no tuvo éxito. Inspiró hondo, todavía con la leve sonrisa dibujada en los labios. Sabía que la observaba desde algún lugar de la pradera, aunque no pudiese verle. Se había escondido muy bien, pero eso sólo hacía el juego más estimulante. —Os pienso encontrar, ya lo veréis —prometió entre dientes antes de salir de la somb…

Premio «Best Blog».

Hola, lectores. Hoy os traigo una nueva entrada especial, y es que Mi mundo de papel me ha nominado al «Best Blog». Muchas gracias, por cierto. ♥
Las reglas son las siguientes: Seguir al blog que te nominó y cuando lo sigas dejar un comentario para que te siga de vuelta.Contar once cosas sobre ti.Responder a las preguntas que preparó la persona que te nominó.Hacer once preguntas nuevas para que respondan las personas que nomines.Nominar a once blogs con menos de doscientos seguidores y cuando lo hagas dejar un comentario en sus blogs para avisarles.
Aquí tenéis las once cosas sobre mí: 1. Me encanta leer y también dibujar, aunque con lo que verdaderamente disfruto es con la escritura. 2. Me gustan mucho los animales y adoro a los mamíferos. 3. Antepongo la vida de un perro o de un gato a la de un humano. 4. Soy muy golosa. 5. Soy muy pesimista. La palabra que siempre tengo en la boca es «No».
6. Cuando me deprimo puedo dormir muchas horas seguidas. Mi récord está en diecinueve. 7. Soy muy fiel y…