Ir al contenido principal

Campo de amapolas

—Uno… dos… tres… —tenía el rostro escondido entre sus brazos, contra el tronco del inmenso castaño que se alzaba en mitad del herbazal— cuatro… cinco… seis… —notaba las briznas de hierba colándose entre los dedos de sus pies, frescas a pesar del calor del estío— siete… ocho… nueve… —esbozó una tímida sonrisa, sin despegar los párpados— ¡Y diez!
Abrió los ojos y se dio la vuelta rápidamente: frente a ella se extendía un campo interminable de amapolas, sin ningún otro árbol a la vista. Frunció el ceño al no encontrar ninguna flor aplastada que delatase su rastro. Arrugó la nariz e inclinó la cabeza hacia atrás para ver si se había escondido entre las ramas del árbol, pero no tuvo éxito.
Inspiró hondo, todavía con la leve sonrisa dibujada en los labios. Sabía que la observaba desde algún lugar de la pradera, aunque no pudiese verle. Se había escondido muy bien, pero eso sólo hacía el juego más estimulante.
—Os pienso encontrar, ya lo veréis —prometió entre dientes antes de salir de la sombra del castaño y empezar a caminar entre las amapolas, que le llegaban casi hasta la cintura.
Una suave brisa le acarició la piel y le agitó el vestido y el pelo oscuro, que centelleó como un mar interminable de tinta.
—¿Dónde os habéis metido? —se detuvo unos instantes y miró en todas direcciones, con el ceño ligeramente arrugado—. No debéis de andar lejos…
Las hojas del árbol se mecieron al son de la suave brisa. Miró la extensión de pradera que la separaba del castaño, entornando ligeramente sus ojos negros. Nada. Inspiró hondo antes de girarse para volver a contemplar el inmenso campo que se extendía frente a ella.
Fue entonces cuando una gran mancha dorada le saltó encima con un rugido ensordecedor, tirándola al suelo y tumbándose sobre su frágil figura.
—¡Mi señor! —hundió las manos en la melena del león para apartarlo, riendo animadamente mientras éste le lamía el rostro por todas partes—. ¡Parad! ¡M-Me… me estáis haciendo cosquillas!
Pronto se dio cuenta de que el animal ni siquiera la estaba chafando: tenía las cuatro patas a ambos lados de su cuerpo y permanecía de pie para no lastimarla. Lo único que quería era continuar con la diversión.
La niña gritó cuando escondió el hocico en su cuello, lamiéndole la piel con una lengua áspera. Intentó apartarlo sin dejar de reír, llegando a meter —por accidente— los dedos en sus fauces. La fiera les dio un chupetón antes de volver a buscar su rostro.
—¡E-Esperad! —gritó, todavía entre risas—. ¡P-Por favor, esperad!
El león se detuvo unos instantes, observándola a través de unos ojos plateados, repletos de inteligencia.
—No es justo —le tocó la punta del hocico con el dedo índice, sin dejar de sonreír—. Estáis abusando de vuestro poder.
El animal entornó los ojos antes de hacerse a un lado y dejarse caer junto a ella. Cuando se tumbó bocarriba se le escapó un ronroneo.
La niña esbozó una sonrisa llena de luz, sin apartar la mirada del león. Se olvidó del campo de amapolas, de la suave brisa y de la calidez del sol. Se olvidó del castaño, de contar hasta diez y del silencio que asfixiaba el paisaje.
Una extraña incertidumbre le oprimió el corazón, borrándole la sonrisa de los labios.
Diez… nueve… ocho…
Se abrazó al animal y cubrió su rostro de besos muy dulces. Notó sus zarpas rodeándole el cuerpo en un abrazo muy torpe.
Siete… seis… cinco…
Las nubes se deslizaban por el cielo a toda velocidad. Ya no había sol y hacía frío. El león gruñó a modo de protesta mientras la apretaba más contra él.
Cuatro… tres… dos…
El corazón galopaba en su pecho igual que un caballo indómito. El viento huracanado le agitaba la melena y le levantaba el vestido mientras todo se movía a su alrededor, desvaneciéndose poco a poco hasta desaparecer por completo.
Uno…
Lo último que vio fue unos ojos plateados brillando en la oscuridad, tan tristes que le partieron el corazón.

Comentarios

  1. Oh. Este es uno de tus "relatos raros", jajaja.

    Creo que se te da de maravilla expresar las emociones de los personajes por medio de sus reacciones físicas o de descripciones de su alrededor. Es una forma sutil y poética de retratarlos; me encanta. Y ya sabes muy bien lo que pienso de tu estilo. Debo recalcar en esta ocasión una imagen concreta, la de "una sonrisa llena de luz" que, no sé por qué, me ha parecido perfecta. Muy sencilla pero eficaz.

    Ahora bien, como relato raro que es, no acabo de pillarlo. xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Laura. Estaba muy dudosa de si publicar o no el relato, pues a mí no me terminaba de convencer.

      Entiendo que no acabes de pillarlo: forma parte de un sueño que tiene X personaje.

      Eliminar
    2. Oh. ¿Es C.? Porque entre lo de su melena negra, sus ojos oscuros, y lo del león (relacionado con el relato de hombre-león)... Si es así, me siento privilegiada de relacionar esas tonterías, jejeje. xDD

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a unos profesores muy poco profesionales, (suceso real).

Hola, lectores. Hoy no os traigo ningún relato (lo siento), sino una carta que tuve que escribirles hace unos días a los cinco miembros del tribunal que me evaluaron el proyecto final de mi Ciclo Formativo el día 31 de mayo del 2017. He decidido hacerlo público a modo de denuncia por el trato tan humillante que recibí por parte de dos docentes de dicho tribunal, pues me enviaron correos del todo inapropiados que adjuntaré en esta entrada. He de aclarar que les he cambiado los nombres para preservar sus identidades, por lo que todo son seudónimos. Espero que esta carta sirva para concienciar tanto a alumnos como a profesores (si es que hay algún docente que me lee). En fin, aquí la tenéis:

A la atención de los miembros del tribunal: Siento haber tardado tanto en daros una explicación formal del comportamiento que tuve el día 31 al conocer mi nota, pero creo que lo mejor era dejar pasar un tiempo dada la situación que mis malos modales crearon. Mi respuesta va a ser muy larga, aun así me gu…

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

El caos de las emociones.

Una gota de sangre emerge de mi piel cuando presiono el bisturí contra mi muslo derecho, sin apenas hacer uso de la fuerza. La gota brilla como un rubí. El corte escuece, pero no me importa. Aprieto un poco más y la cuchilla se hunde en mi carne unos milímetros. Trago saliva, inspiro hondo y arrastro el bisturí de golpe, en un rápido movimiento que me produce un corte largo, limpio. La gota de sangre se convierte en una línea carmesí, de un color mucho más vivo que mi tez cerúlea. El contraste casi parece hermoso. Exhalo el aire de los pulmones. Mi corazón late al ritmo de un tambor de guerra y, sin embargo, reina la paz. La única guerra que se produce es la de mi raciocinio contra mis emociones. El «no lo hagas» frente al descontrol que crea la necesidad. Repito el proceso una y otra vez, de forma automática. Aprieto los dientes cuando veo mi muslo convertido en las cuerdas tensas de un arpa. La sangre forma una cadena de rubíes sobre los trazos, la piel de alrededor está irritada. Mi …