Ir al contenido principal

Me encanta.

—Y a ti, ¿te gusta tu trabajo?
Me encanta trabajar con una fecha de entrega establecida, que siempre tiene que modificarse debido a la acumulación de proyectos. Me encanta que dichos proyectos se amontonen, se solapen unos con otros y me produzcan estrés, el cual se suma a una altísima presión por sacarlo todo adelante —y sacarlo bien—, sin defraudar a nadie. Me encanta las dudas que me produce mi inseguridad: «¿Lo estaré haciendo bien?», «¿Será suficiente?». Me encanta estar sometida al juicio de los demás, a sus criterios y opiniones. Me encanta deslomarme a trabajar y no ver los resultados que espero. Me encanta que no se me valore.
—Me encanta.

La ilustración me pertenece. NO la uses sin mi permiso. The illustration is mine. DON'T use it without my permission.

Comentarios

  1. Tiene fuerza, probablemente porque veo mucha realidad en sus palabras. El uso del sarcasmo es acertado en este tipo de textos.
    El dibujo me ha creado un sentimiento de ansiedad; me recuerda al "Guernica" de Picasso.

    Un besazo. :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Laura.
      El dibujo está inspirado en el cubismo de Picasso, pero lo cierto es que no utilicé el "Guernica" como referente. xD
      De todas formas, me alegra que te haya provocado cierta ansiedad; era lo que pretendía. ;)

      Eliminar
  2. Me siento identificada con cada una de esas palabras, especialmente este año de máster. Tropecientos trabajos con su correspondiente fecha límite. Miles de exigencias, poca guía y ayuda. Después, todos esperan que el resultado sea perfecto (i.e. lo que ellos consideran perfecto), y muchos que han trabajado la mitad que yo y han hecho el trabajo el día de antes se llevan la mejor nota. En resumen, ¡qué gran verdad encierran tus palabras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jé, qué me vas a contar. Sólo tienes que leer mi publicación «Carta a unos profesores muy poco profesionales» para ver lo que me ha ocurrido este curso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reseña de «Talbot. Mi segunda vida».

Título: Talbot. Mi segunda vida. Autora: Esther G. Recuero. Editorial: Autopublicación. Género: sobrenatural, juvenil. Número de páginas: 290. Encuadernación: tapa blanda. Precio: 12’84€.
Sinopsis: El mundo de James se pondrá patas arriba tras tener que renunciar a su vida circense y adaptarse a una tranquila existencia en el pequeño pueblo de Thorndike. Mientras que el resto de su peculiar familia parece sobrellevar bien el camino, James se resiste a dejar de lado lo que es. La función llegó a su fin y con ella los años de ser una estrella bajo la carpa, de ir por ciudades y pueblos, rodeado de los suyos. Ahora intentará pasar desapercibido siendo un chico normal y corriente; aunque eso parece ser más complicado de lo que esperaba. Y es que nadie dijo que ser un hombre lobo adolescente sería fácil.
Opinión personal: Antes que nada debo decir que conozco a Esther desde hace muchos años, pero aun así voy a intentar ser lo más objetiva posible. Aclarado esto, prosigo: La historia gira en torno a Jam…

Reseña de «Las niñas ya no quieren ser princesas».

Título: Las niñas ya no quieren ser princesas. Autora: Covadonga González-Pola. Editorial: Esdrújula Ediciones. Número de páginas: 111. Encuadernación: tapa blanda con solapas. Precio: 14€.
Sinopsis: Las princesas de nuestra infancia se han quedado rancias y los lectores de la actualidad no entienden por qué se quedan esperando a un príncipe que las rescate. ¿Qué sucedería si estas mujeres tuvieran un momento de lucidez que las hiciera despertar, tomar las riendas de su vida y romper con ese rol lánguido y aburrido que las convierte en víctimas y cómplices de sus desgracias? ¿Qué pasaría si Cenicienta se rebelase contra su madrastra? ¿Y si Jasmín no quisiera casarse para poder reinar? ¿Qué más podría descubrir Ariel cuando la Bruja del Mar le dé piernas? En Las niñas ya no quieren ser princesas ellas se convierten en mujeres reales, que toman las riendas de su vida. Pueblan las páginas de este libro como jóvenes y niñas a las que les vendieron que lo mejor era ser princesas esperando ser salva…

¿Qué ha pasado con mi novela?

A finales de 2016 publiqué esta entrada donde anuncié buenas noticias: ¡por fin había terminado mi primera novela! Estaba muy ilusionada y bueno, hoy vengo a hablar un poquito de cómo han ido las cosas durante todos estos meses. Allá voy: Terminé mi obra en septiembre de 2016 y la dejé «reposar» hasta el verano de 2017 (creo que agosto o principios de septiembre, no lo recuerdo bien). Durante todos esos meses no abrí el documento en ninguna ocasión, no releí nada y evidentemente, tampoco corregí nada. Esto lo hice principalmente porque quería mantener las distancias con mi novela, desapegarme de ella para en el futuro ser lo más objetiva posible a la hora de corregirla. (Además, mis estudios me tenían muy muy liada. Básicamente estaba viviendo un infierno académico y personal). El caso es que cuando llegó la hora de la corrección, me imprimí el documento y… Ay, Virgen Santísima. Entonces empezó la tortura. Mi novela estaba llena de repeticiones, de palabras que no estaban repetidas, per…