Ir al contenido principal

El señor Lagarto: segunda parte.

Las dos horas que duraba su clase transcurrían siempre en un suspiro. Era una pena y una bendición tener un profesor tan bueno enseñando una asignatura tan adecuada. A pesar de que el curso había empezado hacía un par de meses, sentía tristeza cada vez que pensaba en que sus clases tenían fecha de caducidad.
Ese día me senté en una mesa de la quinta fila, al lado de unas compañeras. Aún no las conocía lo suficiente, pero aunque lo hubiese hecho no se me habría ocurrido hablarles. Al señor Lagarto no le gustaban los murmullos. Los cuchicheos le ponían de muy mal humor. Cada vez que escuchaba alguna vocecilla, por nimia que fuera, interrumpía su discurso y se quedaba mirando fijamente al inconsciente que osaba molestarle. De esa forma, el alumno se sentía intimidado y rara era la ocasión que repetía tan atrevida hazaña.
No lo voy a negar; esa autoridad con la que gobernaba las clases fue una de las cosas que me llamó mucho la atención. Me sorprendía que alguien tan insignificante, con tan poca presencia, fuese capaz de proyectar una personalidad tan arrolladora. Era algo que no entendí en su momento y que al final me tocó comprender por la fuerza: ese reinado de terror no era una casualidad, aunque siempre lo camuflaba tras una cordialidad fría y distante.
Ese día, sin embargo, mi curiosidad era una venda que me cubría los ojos por completo. Cuando el señor Lagarto terminó la clase, después de que nos pusiera varios ejercicios para la semana siguiente, nos repartió los trabajos que había corregido la semana anterior. Fue alumno por alumno, haciendo algún breve comentario en ocasiones muy determinadas. Estaba convencida de que me mostraría su habitual indiferencia, al fin y al cabo, mi objetivo durante ese primer trimestre era pasar completamente desapercibida —algo que se me daba muy bien—.
No fue así.
Me tendió mis ejercicios corregidos, debidamente guardados en una funda de plástico. Cuando los sujeté por el otro extremo, el señor Lagarto no los soltó. Me miró fijamente, con una débil sonrisa en los labios. Nunca en mi vida he conocido a una persona con una mirada tan penetrante y, como no pudo ser de otra forma, consiguió que desviase la vista hacia otro lado.
—Muy buen uso de la línea.
Fueron unas palabras simples, pero al venir de alguien como él se me antojaron el mejor de los cumplidos. El corazón se me atascó en la garganta. Me sentí tan abrumada que no pude reaccionar. Ni siquiera le di las gracias.
Cuando soltó mi trabajo, el embrujo se rompió. Mis compañeros recogían sus bártulos a mi alrededor para ir a la siguiente clase, así que me di media vuelta y traté de hacer lo mismo.
El señor Lagarto siguió repartiendo los ejercicios que le quedaban y yo salí por la puerta sin mirar atrás, con una agradable satisfacción acariciándome el pecho.

La ilustración me pertenece. NO la uses sin mi permiso. The illustration is mine. DON'T use it without my permission.

Comentarios

  1. Me da la sensación (en la primera parte del relato ya me pasó) que la alumna va a tener una obsesión enfermiza con este profesor que quizá acabe en una "relación" (o tal vez no). Creo que en algunos casos (tanto en literatura como en la vida real) los alumnos idealizamos tanto a los profesores que, en ocasiones, podemos llegar a verlos como nuestro objeto de deseo. Quizá sea por el morbo de la autoridad, o tal vez porque tenemos tal admiración por ellos que, cuando nos prestan un poquito de atención, nos volvemos loco/as. Si bien en el pasado disfrutaba mucho con este tipo de romances, de un tiempo a esta parte los veo problemáticos: una relación en la que una de las partes tiene autoridad sobre la otra no es una relación entre iguales. Si tu intención es llevar el relato por esa línea, me encantaría ver un nuevo enfoque (cómo la alumna sufre ese abuso de autoridad, quizá), y no la idealización de estos romances (muchas veces tóxicos) que vemos en literatura, películas y series (como en la famosa "Pretty Little Liars").

    No obstante, tampoco estoy 100% segura de si vas a dirigir el relato por esa vía, puesto que lo dejas envuelto en misterio y suspense. La figura del profesor, tan intimidante y exigente, me recuerda a algunos de los docentes que he tenido en mi vida académica. Esperaré a la próxima entrega para ver cómo va evolucionando la historia.

    Un abrazo,

    Athenea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Athenea.

      En primer lugar, muchas gracias por dedicar parte de tu tiempo a leerme y a dejar tu comentario. Siempre hace ilusión.

      En segundo lugar, tienes razón en muchas de las cosas que dices: las relaciones donde hay un desequilibrio de poder son tóxicas y eso es algo que va a verse poco a poco en estos relatos. Es normal que pienses que la que sufre una obsesión enfermiza es la chica, puesto que los fragmentos están narrados en primera persona y claramente se ve que idealiza al profesor. Sin embargo, no sabemos nada de lo que piensa el otro protagonista, ni de cómo está viendo a su alumna. No te preocupes, en futuras partes se irán aclarando más cosas y verás si la idealización sigue o si se convierte en un abuso de poder.

      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reseña de «Talbot. Mi segunda vida».

Título: Talbot. Mi segunda vida. Autora: Esther G. Recuero. Editorial: Autopublicación. Género: sobrenatural, juvenil. Número de páginas: 290. Encuadernación: tapa blanda. Precio: 12’84€.
Sinopsis: El mundo de James se pondrá patas arriba tras tener que renunciar a su vida circense y adaptarse a una tranquila existencia en el pequeño pueblo de Thorndike. Mientras que el resto de su peculiar familia parece sobrellevar bien el camino, James se resiste a dejar de lado lo que es. La función llegó a su fin y con ella los años de ser una estrella bajo la carpa, de ir por ciudades y pueblos, rodeado de los suyos. Ahora intentará pasar desapercibido siendo un chico normal y corriente; aunque eso parece ser más complicado de lo que esperaba. Y es que nadie dijo que ser un hombre lobo adolescente sería fácil.
Opinión personal: Antes que nada debo decir que conozco a Esther desde hace muchos años, pero aun así voy a intentar ser lo más objetiva posible. Aclarado esto, prosigo: La historia gira en torno a Jam…

Reseña de «Las niñas ya no quieren ser princesas».

Título: Las niñas ya no quieren ser princesas. Autora: Covadonga González-Pola. Editorial: Esdrújula Ediciones. Número de páginas: 111. Encuadernación: tapa blanda con solapas. Precio: 14€.
Sinopsis: Las princesas de nuestra infancia se han quedado rancias y los lectores de la actualidad no entienden por qué se quedan esperando a un príncipe que las rescate. ¿Qué sucedería si estas mujeres tuvieran un momento de lucidez que las hiciera despertar, tomar las riendas de su vida y romper con ese rol lánguido y aburrido que las convierte en víctimas y cómplices de sus desgracias? ¿Qué pasaría si Cenicienta se rebelase contra su madrastra? ¿Y si Jasmín no quisiera casarse para poder reinar? ¿Qué más podría descubrir Ariel cuando la Bruja del Mar le dé piernas? En Las niñas ya no quieren ser princesas ellas se convierten en mujeres reales, que toman las riendas de su vida. Pueblan las páginas de este libro como jóvenes y niñas a las que les vendieron que lo mejor era ser princesas esperando ser salva…

¿Qué ha pasado con mi novela?

A finales de 2016 publiqué esta entrada donde anuncié buenas noticias: ¡por fin había terminado mi primera novela! Estaba muy ilusionada y bueno, hoy vengo a hablar un poquito de cómo han ido las cosas durante todos estos meses. Allá voy: Terminé mi obra en septiembre de 2016 y la dejé «reposar» hasta el verano de 2017 (creo que agosto o principios de septiembre, no lo recuerdo bien). Durante todos esos meses no abrí el documento en ninguna ocasión, no releí nada y evidentemente, tampoco corregí nada. Esto lo hice principalmente porque quería mantener las distancias con mi novela, desapegarme de ella para en el futuro ser lo más objetiva posible a la hora de corregirla. (Además, mis estudios me tenían muy muy liada. Básicamente estaba viviendo un infierno académico y personal). El caso es que cuando llegó la hora de la corrección, me imprimí el documento y… Ay, Virgen Santísima. Entonces empezó la tortura. Mi novela estaba llena de repeticiones, de palabras que no estaban repetidas, per…