Ir al contenido principal

Mátala.

Un soplo de aire fresco entró rápidamente por la ventana, haciendo ondear las cortinas blancas.
Mátala.
Abrió los ojos de golpe, asustada, presa de una pesadilla.
Mátala.
Se incorporó de la cama. La voz había sido real. Echó un vistazo rápido a su compañera de habitación, pero dormía plácidamente acurrucada entre las sábanas. No había hablado ella, por lo tanto, había alguien más en el dormitorio. Se quedó paralizada, sin atreverse a mover ni un solo músculo. Incluso le dio la sensación de que su corazón había muerto durante un breve lapso de tiempo.
Mátala –sonó con más fuerza.
Su órgano bombeó la sangre con histeria, completamente descontrolado. Venía del cuarto de baño. Había un hombre escondido ahí, entre las sombras, esperándola. Tragó saliva. ¿Cómo había llegado hasta allí? ¿Por la ventana?
Mátala.
Una sombra alargada se deslizó por el suelo de la habitación, lo que significaba que fuera quien fuese el que estaba oculto en el lavabo, estaba saliendo de su escondrijo. Se encogió sobre sí misma y ocultó su rostro con las manos, muerta de miedo. Apretó sus oídos con los pulgares y esperó durante unos segundos. Cuando los destapó la voz había desaparecido. Suspiró, todavía con los ojos ocultos tras sus manos. Finalmente decidió liberar su visión con la esperanza de que aquel hombre se hubiera marchado. Sin embargo, la luz de la luna que se colaba por la ventana mostró a un adulto a los pies de su cama, aguardando. Infló los pulmones de aire y abrió la boca para gritar con todas sus fuerzas, pidiendo ayuda, pero él se llevó el dedo índice a los labios, deteniéndola. Desvió la mirada hacia la mujer que dormía en el colchón contiguo, antes de volver a pronunciar su orden:
Mátala –su voz se deformó.
Se puso en pie y se acercó a su compañera, en silencio, mientras un escalofrío le torturaba las vértebras.
¡Mátala! –urgió.
Se giró hacia él, indecisa. Una nariz larga y retorcida destacaba en su rostro, mientras que la sonrisa macabra dejaba al descubierto una dentadura irregular y sin ningún tipo de atractivo.
¡Mátala de una vez! –las palabras se convirtieron en un siseo agudo y espeluznante.
Frunció el ceño, apretó los dientes y agarró su almohada con fuerza, para posteriormente presionarla contra el rostro de la mujer, que se despertó asustada y pataleando con fuerza, intentando liberase.
Mátala. Mátala. Mátala. Mátala. Mátala.
Apretó la almohada con rabia, notando el cráneo que había debajo hasta que el cuerpo dejó de moverse, inerte. Miró al hombre, indecisa, pero éste había desaparecido. Suspiró aliviada, sintiendo que se había quitado una pesada carda de los hombros. Se tumbó en la cama del hospital psiquiátrico y se fue a dormir, agotada por el cansancio.

Comentarios

  1. O sea que la tía es esquizofrénica o algo así, ¿no? Oye voces y ve personas que no existen que la obligan a hacer cosas que no desea hacer.

    Me ha parecido muy buen relato, aunque quizá un poco corto. Claro que tampoco tenía sentido hacerlo más largo, has reflejado lo que tenías que reflejar a la perfección. Me ha gustado mucho porque como ya te he dicho, es diferente a lo que sueles escribir, y variar la temática siempre es abrirse nuevos horizontes y demostrarte a ti misma que puedes enfrentarte a nuevos retos. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Leí en tuenti que se trataría de un relato sobre un trastorno y me ha llamado la atención.
    Hay una cosa que sí me ha resultado "rara" o más bien te hayas equivocado: los oídos se suelen tapar o con los dedos índices o con la palma de la mano, xD no puedo imaginarme el hacerlo con los pulgares (señalo más bien el hecho de que pones "dedos pulgares" o son dedos o son pulgares.
    Me recuerda a los esquizofrénicos con episodios paranoides, o incluso más bien una psicosis... Bueno no, lo identifico más con la esquizofrenia por la alucinación visual y auditiva, que son más comunes en ese trastorno.
    ¿He acertado? *.*

    Otra cosa más... Lo del cráneo...¿No sería la cabeza en su conjunto? Lo que las víctimas de asfixia suelen hacer es dar patadas, manotazos, e incluso arañar a quien les está ahogando. Quizás eso tendrías que matizarlo, pero como algo puntual más que otra cosa xD

    Igualmente, sigue estando genial :) Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Sí, exacto: la chica no está en sus plenas facultades mentales e imagina y oye cosas que en realidad no existen. Sería, como bien habéis dicho, una esquizofrenia.

    Mi madre también me ha dicho que es corto, jajaja. xD Muchas gracias por tus palabras, Athenea, en serio.

    He corregido lo de los pulgares, pero por me refería a que cuando uno se tapa la cara con las manos (y éstas están en posición vertical), los pulgares se pueden separar y alcanzar los oídos perfectamente.
    Y con respecto a lo del cráneo, lo he hecho adrede. Sé que es lo correcto sería "la cabeza", pero creo que ahí queda mejor cráneo. Es como más llamativo. :)

    Muchas gracias por la valoración. En serio. Me ha servido de mucho. :)
    Otro beso para ti. (L)

    ResponderEliminar
  4. Eyyy!!1 Que bueno *O* Pensé que de verdad había algo ahi, no sé un demonio o algo XDD Me encanta el desenlace, no me lo esperaba, sobre todo cuando dice que se quedó aliviada XDD Aliviada... ¿de haber matado a su compañera de habitación? XDD Pues sí que tenía que ser pesada Muhajaja!! Un relato alucinante =P

    ResponderEliminar
  5. ¡GUAU! Qué bien escribes, me he mentido en la historia al completo. En serio sigue así, de este pequeño texto se podría sacar una historia con muchos misterios porque esto podría ser el principio.

    Te animo a que sigas con la historia a modo de capítulos. ;)

    ¡Un beso, te sigo sin duda! :D

    http://undespertador.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Impactante!!
    (pocas palabras pero una sensación :)

    ResponderEliminar
  7. Ha sido muy intenso. Aunque, me pregunto (sólo pregunto): ¿se puede ahogar tan fácilmente a alguien?
    El relato es corto pero impactante, como ha puesto Kate, me ha encantado. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  8. OMG.
    Me quedado a cuadros en leerlo, de verdad... Ha sido un relato muy original y particular. Y me ha fascinado, en serio.
    Lo que más que ha gustado ha sido el final, cuando la chica, tan fresca, se vuelve a dormir.
    Has acertado de pleno en este relato y sobretodo al final...
    Me ha gustado mucho (L)

    ResponderEliminar
  9. Mátala...
    La reiteración de esa palabra durante todo el relato lo hace muy siniestro y, al principio, como no sabes si lo oye de verdad o no, intriga mucho..
    Me encanta.

    ResponderEliminar
  10. Vaya… ha sido siniestro pero, a su vez, muy interesante e inquietante.
    Un buen relato que muestra un cierto estudio de la mente de un asesino.
    Gracias, sigue así!! XD!!

    ResponderEliminar
  11. Intento de comentar 1791246800943248532, esperando éxito de la misión ^^

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a unos profesores muy poco profesionales, (suceso real).

Hola, lectores. Hoy no os traigo ningún relato (lo siento), sino una carta que tuve que escribirles hace unos días a los cinco miembros del tribunal que me evaluaron el proyecto final de mi Ciclo Formativo el día 31 de mayo del 2017. He decidido hacerlo público a modo de denuncia por el trato tan humillante que recibí por parte de dos docentes de dicho tribunal, pues me enviaron correos del todo inapropiados que adjuntaré en esta entrada. He de aclarar que les he cambiado los nombres para preservar sus identidades, por lo que todo son seudónimos. Espero que esta carta sirva para concienciar tanto a alumnos como a profesores (si es que hay algún docente que me lee). En fin, aquí la tenéis:

A la atención de los miembros del tribunal: Siento haber tardado tanto en daros una explicación formal del comportamiento que tuve el día 31 al conocer mi nota, pero creo que lo mejor era dejar pasar un tiempo dada la situación que mis malos modales crearon. Mi respuesta va a ser muy larga, aun así me gu…

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

Reseña «Talbot. Mi segunda vida».

Título: Talbot. Mi segunda vida. Autora: Esther G. Recuero. Editorial: Autopublicación. Género: sobrenatural, juvenil. Número de páginas: 290. Encuadernación: tapa blanda. Precio: 12’84€.
Sinopsis: El mundo de James se pondrá patas arriba tras tener que renunciar a su vida circense y adaptarse a una tranquila existencia en el pequeño pueblo de Thorndike. Mientras que el resto de su peculiar familia parece sobrellevar bien el camino, James se resiste a dejar de lado lo que es. La función llegó a su fin y con ella los años de ser una estrella bajo la carpa, de ir por ciudades y pueblos, rodeado de los suyos. Ahora intentará pasar desapercibido siendo un chico normal y corriente; aunque eso parece ser más complicado de lo que esperaba. Y es que nadie dijo que ser un hombre lobo adolescente sería fácil.
Opinión personal: Antes que nada debo decir que conozco a Esther desde hace muchos años, pero aun así voy a intentar ser lo más objetiva posible. Aclarado esto, prosigo: La historia gira en torno a Jam…