Ir al contenido principal

Mirlo.

La veía difusa. Su cuerpo se difuminaba con los tonos anaranjados del ocaso mientras el aire del mar revolvía su pelo lacio. Mascullé una maldición con la mandíbula apretada cuando lanzó mis lentes al océano con tanto ímpetu que estuvo a punto de perder el equilibrio y caer por el acantilado.
–¿¡Se puede saber por qué has hecho eso!? –increpé, intentando llegar torpemente hasta ella sorteando las rocas.
Las olas rompían contra nuestros pies envidiando a los truenos en una noche de tormenta. El agua salada salpicó mi camisa, pegándola contra mi cuerpo. Volví a maldecirla mientras procuraba no caer al vacío para poder alcanzarla.
Ella rió.
Alcancé a vislumbrar como daba media vuelta sobre sus talones con los brazos abiertos intentando abarcar un mundo demasiado grande para ella. Su delicado vestido ondeó al compás del viento, dejando entrever unas piernas difuminadas que me hubiera gustado contemplar.
–¿¡Te has vuelto loca!?
Llegué hasta ella hecho una fiera y la sujeté por el brazo con demasiada fuerza. Estaba convencido de que acabaría tirándose al mar. Ella pareció fruncir el ceño. No pude ver bien su mirada, pero sé que cerró los ojos y se dejó envolver por el paisaje, regalándole una enorme sonrisa a las estrellas que empezaban a aparecer en el firmamento.
Quería echar a volar hacia su propia vida. Tuve miedo, porque la sentí pájaro y supe que acabaría despegando sin mí.
–Volvamos al coche –urgí mientras tiraba de ella, ciertamente preocupado.
Pero aquella mocosa volvió a reír. Estaba disfrutando. Mi ansiedad le divertía. Antes de que pudiera llevármela de allí a cuestas me rodeó el cuello con los brazos y aferró mi labio inferior entre sus dientes en un beso que me hizo olvidar el acantilado rocoso en el que nos encontrábamos.
Cerré los ojos y me dejé llevar mientras la apretaba fuertemente contra mí. Fue entonces cuando comprendí que no iba a poder detenerla, que quería vivir su vida y que le pertenecía únicamente a ella. Comprendí que atarla a mí sería igual de cruel que enjaular de por vida a un mirlo y verlo morir sin que hubiera alzado el vuelo ni una sola vez.

Comentarios

  1. Si bien las ambientaciones marinas no son mis favoritas (odio el mar, la playa y similares), la esencia del relato (no puedes "enjaular" a una persona, porque nadie pertenece a nadie, porque todos tenemos derecho a ser libres y volar) me ha parecido una muy buena reflexión. Lástima que mucha gente no llegue a comprender esto, hasta que ya es demasiado tarde. ¡Buen trabajo! :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a unos profesores muy poco profesionales, (suceso real).

Hola, lectores. Hoy no os traigo ningún relato (lo siento), sino una carta que tuve que escribirles hace unos días a los cinco miembros del tribunal que me evaluaron el proyecto final de mi Ciclo Formativo el día 31 de mayo del 2017. He decidido hacerlo público a modo de denuncia por el trato tan humillante que recibí por parte de dos docentes de dicho tribunal, pues me enviaron correos del todo inapropiados que adjuntaré en esta entrada. He de aclarar que les he cambiado los nombres para preservar sus identidades, por lo que todo son seudónimos. Espero que esta carta sirva para concienciar tanto a alumnos como a profesores (si es que hay algún docente que me lee). En fin, aquí la tenéis:

A la atención de los miembros del tribunal: Siento haber tardado tanto en daros una explicación formal del comportamiento que tuve el día 31 al conocer mi nota, pero creo que lo mejor era dejar pasar un tiempo dada la situación que mis malos modales crearon. Mi respuesta va a ser muy larga, aun así me gu…

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

Reseña «Talbot. Mi segunda vida».

Título: Talbot. Mi segunda vida. Autora: Esther G. Recuero. Editorial: Autopublicación. Género: sobrenatural, juvenil. Número de páginas: 290. Encuadernación: tapa blanda. Precio: 12’84€.
Sinopsis: El mundo de James se pondrá patas arriba tras tener que renunciar a su vida circense y adaptarse a una tranquila existencia en el pequeño pueblo de Thorndike. Mientras que el resto de su peculiar familia parece sobrellevar bien el camino, James se resiste a dejar de lado lo que es. La función llegó a su fin y con ella los años de ser una estrella bajo la carpa, de ir por ciudades y pueblos, rodeado de los suyos. Ahora intentará pasar desapercibido siendo un chico normal y corriente; aunque eso parece ser más complicado de lo que esperaba. Y es que nadie dijo que ser un hombre lobo adolescente sería fácil.
Opinión personal: Antes que nada debo decir que conozco a Esther desde hace muchos años, pero aun así voy a intentar ser lo más objetiva posible. Aclarado esto, prosigo: La historia gira en torno a Jam…